Una mujer, su corazón y un piano de cola

Profesión: Pianista Vive en: Midtown Manhattan Nació en: Buenos Aires

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Una mujer, su corazón y un piano de cola
Practica por largas horas en su piano, el mismo Steinway que la acompaña desde los 15 años y que trajo desde Argentina en barco.
Foto: Suministrada

@SilSterinPensel

Pasa largas horas practicando en su piano, el mismo Steinway que la acompaña desde los 15 años y que trajo a Nueva York desde Argentina en barco.

Faltan pocos días para que Rosa Antonelli se presente en el Carnegie Hall frente a casi 3,000 personas; por ahora, esta deliciosa artista toca para su madre, Angela, cuya fotografía la acompaña siempre desde un pequeño portarretratos y para sus dos gatas, Suzy y Jezzebel, que escuchan con atención el variado repertorio.

“Elegí siete tangos de Piazzolla que adoro y temas de compositores españoles y latinoamericanos como Villa-Lobos y Manuel Ponce, con su ‘Romanza de Amor’ que creo van a gustar mucho y que representan de donde vengo”, explica con un programa en la mano.

A un costado del piano, en un gran almanaque, está marcada con un corazón rojo la fecha clave: miercoles 22 de octubre. No es casual, porque Rosa deja su corazón en cada presentación y así piensa hacerlo en éste, su tercer concierto en el emblemático teatro. “Cuando toco me conecto solamente con mis emociones”, sostiene, “me embarga una fuerza muy especial y pongo todo de mí”.

En su cabeza atesora todos los valses, gatos, chacareras y tangos que ejecutará esa noche sin leer una sola nota y sin micrófono. “Por eso practico unas seis horas diarias con la disciplina de un deportista”, agrega mientras se acaricia los dedos, prolijos y acompañados por gruesas venas. Tenía 4 cuando, señalando el piano de su escuela, le dijo a su mamá: “Eso es lo que quiero hacer”.

Inmigrante italiana y sin muchos recursos, su madre se las ingenió para que pudiese aprender. “Le dijo a la maestra del barrio que no teníamos dinero y ella me dejaba ir al fondo de su casa para usar su piano”.

A los 11 años Rosa ya era la maestra y cuando quiso acordar, recorría el mundo con su música. Aquella niñita que deseaba acariciar un piano con las yemas de sus dedos, hoy toca el cielo con las manos

Te recomendamos