Hablemos de antidepresivos

Conoce los tipos de medicamentos que hay para tratar la depresión
Hablemos de antidepresivos
Los antidepresivos ayudan a mejorar el estado de ánimo en las personas con depresión.
Foto: Shutterstock

Tristeza, aburrimiento, desolación, melancolía, desesperanza, infelicidad son algunos de los estados emocionales característicos de la depresión, una enfermedad mental que afecta a grandes y chicos por igual, pero con una incidencia mayor en las mujeres.

“En la depresión existen dos aspectos del problema. Uno son los síntomas y el otro el impacto que los síntomas tienen sobre la persona en su vida cotidiana“, explica el psiquiatra Jairo Gómez, especialista en el área de la depresión.

Entre los síntomas se encuentran, por ejemplo, el insomnio o el exceso de sueño, el apetito excesivo o la inapetencia y la obesidad o la desnutrición, que impactan en la vida diaria del paciente con “un dolor psicológico que no le deja ver una luz de esperanza al otro lado del túnel”.

“La persona deprimida tiene una forma de pensar típicamente pesimista, donde no hay esperanza y no se tiene la capacidad de resolver el problema”, detalla el experto.

La depresión moderada o severa se trata con los llamados antidepresivos, que equilibran las sustancias neurotransmisoras en el cerebro que son la dopamina, noradrenalina y serotonina. Estas sustancias ayudan a mejorar el estado de ánimo de las personas.

Los antidepresivos se toman, por lo general, por un mínimo de 4 a 6 meses. Y, en la mayoría de los casos, según la profundidad del problema, éstos se recetan junto a un tratamiento de consejería o terapia mental.

Los antidepresivos no se pueden suspender de la noche a la mañana.

“Son medicamentos que tardan meses en causar efectos y pararlos de repente puede producir lo que se llama el síndrome de interrupción, que provoca ansiedad, mareos, náuseas y dolor de cabeza; así como reacciones extrañas en el cuerpo, como corrientazos y palpitaciones rápidas del corazón”, explica el doctor Gómez.

Estos medicamentos se deben dejar de consumir gradualmente —bajo indicación y control médico— a medida que se va terminando el tratamiento.

Muchas mujeres que encaran la menopausia están siendo tratadas hoy con antidepresivos.

“Sabemos que algunas mujeres que están en su cambio de vida se deprimen y, para ellas, son buenos los antidepresivos. Con ellos duermen mejor y recuperan el ánimo”, explica el psiquiatra.

Sin embargo, el especialista resalta que como cosa interesante de la medicina y de como operan las hormonas, “estos medicamentos no funcionan de la misma manera en todas las mujeres en la etapa de la menopausia”, así que no se puede generalizar.

En la actualidad se recetan unos 20 fármacos para la depresión moderada y severa, señala el psiquiatra Jairo Gómez. En general, estos son sus tipos:

—Inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS).

—Antidepresivos tricíclicos, inhibidores de monoaminooxidasa (IMAO).

—Inhibidores selectivos de recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN).

—Antidepresivos serotoninérgicos específicos y noradrenérgicos (NaASE).

En algunas personas con historial de intento de suicidio, los antidepresivos pueden impulsar a la persona a quitarse la vida, por ello deben estar en continua supervisión.

Ciertos antidepresivos son más seguros para quienes tienen problemas cardíacos, así como para las embarazadas y mujeres que están amamantando.