Vamos a medir nuestras fuerzas

@ElviraArellano

La semana pasada, cuando nos manifestábamos frente a la sede del Comité Nacional del Partido Demócrata con activistas latinos de todo el país, yo pensaba que tal vez ahora, por fin, tenemos una respuesta que podemos utilizar para combatir el río de pretextos que nos han dado los demócratas por no haber frenado las deportaciones.

Lo de “no ser republicano” ha bastado para que los demócratas hayan podido ganarse una proporción cada vez mayor del voto latino. Pero una vez en el poder, han seguido sin cumplir sus promesas a los votos de nuestra comunidad.

Ahora hemos tomado una posición firme. Si el liderato demócrata no respalda al presidente en su posición de tomar acción ejecutiva para el día de Acción de Gracias a más tardar, vamos a empezar a organizar una candidatura latina independiente para las presidenciales de 2016. Estamos circulando una petición para pedir al congresista Luis Gutiérrez para que acepte ser nuestro candidato. Haciendo eso estamos negando nuestros votos a los demócratas en 2016, sin los cuales no pueden ganarse la Casa Blanca.

Estamos midiendo nuestras fuerzas, pero no se olviden de las bases de nuestro movimiento. Empezamos como familias indocumentadas y jóvenes indocumentados que carecíamos totalmente de poder político. Nuestra fe, nuestros valores y nuestros principios eran las únicas cosas que teníamos. Paso a paso fuimos ganando el respaldo de nuestra comunidad y luego los corazones de la mayoría del pueblo norteamericano.

Por medio de este movimiento hemos conducido al presidente al punto en que puede utilizar su poder ejecutivo para proporcionar a las familias los mismos aplazamientos que concedió antes a los soñadores.

Dijo Jesucristo: “Los estoy enviando como ovejas entre lobos. Por lo tanto sean tan astutos como serpientes y tan inocentes como palomas”. Hemos empezado de hacer uso del proceso político, que se encuentra lleno de serpientes. Hacer esto es lo correcto. nuestro pueblo.

Quisiera simplemente basarme en mi fe de que el presidente vaya a cumplir lo prometido antes del Día de Acción de Gracias, porque es lo correcto. Sin embargo, reconozco que se han incumplido las promesas con demasiada frecuencia.

Nos queda mucho que hacer. No podemos dar nuestras espaldas a las familias y a los niños más al sur del Río Bravo. Más bien debemos usar nuestros números y nuestro poder político para prestarles ayuda. Y jamás debemos olvidarnos de la fe y unidad que nos han llevado al punto en que estamos