Hopkins es un fenómeno de la naturaleza

Reagan era el presidente de EEUU y Tyson era el mejor peleador cuando Bernard Hopkins, hoy de casi 50 años de edad, ya estaba en el ring
Hopkins es un fenómeno de la naturaleza
Hopkins presume el gran físico que conserva a sus casi 50 años.
Foto: Getty

Bernard Hopkins tiene ya un puesto especial en el mundo del boxeo. El sábado, a 67 días de cumplir 50 años, buscará engrandecer su mito.

Pocos atletas, en cualquier deporte, pueden hacer gala de que después de los 45 años de edad brillaron como campeones.

Hopkins, con 49 años, subirá al ring del Boardwalk Hall de Atlantic City como monarca mundial semipesado de la AMB y de la FIB. Si el sábado derrota al ruso Sergey Kovalev, “The Alien” celebrará su cumpleaños 50 —el 15 de enero próximo— como dueño de tres fajines de las 175 libras. Un hecho sin precedentes.

“Yo creo que no hay atletas en ningún otro deporte, donde una persona pueda hacer lo que está haciendo Hopkins”, dijo Óscar de la Hoya, presidente de Golden Boy Promotions, de la cual Hopkins es socio.

“Yo creo que en cualquier deporte es casi imposible, tener 49 años y seguir peleando con los mejores del mundo, con los más peligrosos; eso te demuestra que Hopkins quiere ser respetado, quiere ser grande, quiere hacer historia”, agregó De la Hoya. “El entiende lo que es ser campeón”.

Reto a la edad

El llamado “Golden Boy” tiene razón. Muy pocos deportistas ganaron un campeonato con 40 años o más.

Hace 20 años ayer, el mundo se maravilló cuando George Foreman, con 45 años, se convirtió en el campeón mundial de boxeo más viejo. Con 46, Hopkins rompió ese récord en mayo de 2011, al adjudicarse el cetro de las 175 libras del CMB venciendo en Montreal por decisión al canadiense Jean Pascal, 18 años más joven.

En 2013, con 48 años, Hopkins rompió su propio récord, al ganar el título mundial en su pleito con Tavoris Cloud.

La tenista Martina Navratilova también hizo historia al ganar el título de dobles mixtos del Abierto de Estados Unidos en 2006, con 49 años de edad. En 1986, Jack Nicklaus ganó el Masters cuando tenía 46 años.

De otro mundo

En la primera etapa gloriosa de su carrera, el apodo de Hopkins era “The Executioner” (El Verdugo). Ahora es “The Alien” (El Extraterrestre).

Muchos llegarían a pensar que estar en la condición física de Hopkins tiene algo que ver con esto último. Entre bromas, el mismo campeón dice que eso es verdad.

Son muy pocos los boxeadores que siguen en acción pasada la barrera de los 40 años, menos llegar en la condición física de Hopkins.

¿Cuál es el secreto de la longevidad de Hopkins a las puertas de la edad dorada?

La respuesta está en que Hopkins es el monarca mundial de boxeo más veterano en la historia por su dedicación, su disciplina, por llevar un estilo de vida saludable no sólo ahora, sino durante toda su carrera.

En varias entrevistas reveló que no fuma, no bebe alcohol, ni siquiera vino, evita la comida chatarra, su alimentación se basa en vegetales.

Y el gimnasio es su mejor aliado. No tiene problemas para dar el peso.

Eso es el secreto de la fuente de la juventud de Hopkins, cuya carrera en el boxeo inició en el el Correccional para menores de Graterford, Pennsylvania, cuando tenía 17 años.

Una lección que le ha servido en el resto de su vida personal y también profesional.

Aprendió que se debe hacer sacrificios para ser el mejor. El sábado puede engrandecer su gloria.