Agente de CBP acusado de explotación sexual de menor

Según confesiones del exdirector de asuntos internos de la agencia, casos de este tipo por lo regular son encubiertos por la agencia
Agente de CBP acusado de explotación sexual de menor
La CBP se ha convertido en una de las agencias del orden más costosas del país.
Foto: Getty Images

Un agente de la Patrulla Fronteriza, originario de La Mesa, California, fue arrestado el lunes en Tucson, Arizona, y ha sido acusado de explotar sexualmente de una niña de 13 años, informó el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU (CBP por sus siglas en inglés), un caso criminal que lamentablemente no es inusual entre los soldados uniformados que resguardan la frontera.

Alejandro Domínguez, de 34 años, es solo uno entre los 60 mil agentes de CBP que han cometido crímenes al portar el uniforme representante de una de las agencias más costosas del país. Sin embargo, es uno que a diferencia de una multitud de guardias fronterizos, podría ser penalizado por sus actos, un hecho que sí es poco común para la CBP.

Domínguez se retiró de la agencia a raíz de las acusaciones, después de haber ingresado a la CBP en julio. El supuesto ofensor sexual enfrenta cargos de explotación sexual, posesión de pornografía infantil y cometer actos lascivos con un menor.

Dos encuentros físicos se dieron en marzo, cuando el acusado supuestamente acudió a la casa de la pequeña para tener relaciones.

Según documentos legales del caso, la víctima, residente del Valle de Jurupa y que ahora tiene 14 años, conoció a Domínguez durante una fiesta familiar hace dos años, donde intercambiaron información y entablaron en conversaciones de temática sexual por medio de Facebook al intercambir imágenes al desnudo.

No fue hasta el mes de agosto que la madre de la víctima acudió a las autoridades para delatar al hombre, quien recién llevaba un mes trabajando en la CBP.

La Patrulla Fronteriza, la estación de investigadores del Valle de Jurupa y el Departamento del Sheriff del condado de Pima en Tucson asistieron con la captura de Domínguez, quien ahora se encuentra en una cárcel del Condado, bajo fianza de $1 millón. Próximamente será extraditado al condado de Riverside.

Maria Puga y sus dos hijos, Daniela y Daniel, abrazan la foto de su esposo, Anastasio Hernández Rojas, quien murió tras ser golpeado por agentes fronterizos al intentar reunirse con su familia. Foto: 2013 Platon/The People’s Portfolio for Human Rights Watch

Hasta la fecha, el nivel de corrupción dentro de la agencia del orden ha permitido encubrir, o distorsionar, los hechos reales -crímenes de abuso sexual, secuestro, coerción, y asesinato- para que, tanto los agentes como la Patrulla Fronteriza, quedaran libres de prejuicio.

Tales confesiones fueron realizadas por James F. Tomsheck, ex director de asuntos internos de la CBP, el pasado mes de agosto, cuando indicó que los miembros de la agencia sufrían de narcisismo institucional, ya que se creían la marina estadounidense de la comunidad.

La organización que se dedica a proteger la frontera se ha convertido en una de las más corruptas, mortíferas y costosas del país, según relata la revista Politico. Denominada como el “Monstruo Verde”, o “Green Monster”, por funcionarios de gobierno, la agencia lleva años hundiéndose en la indiferencia de la Casa Blanca, donde el comandante en jefe, Barack Obama, a menudo celebra la eficacia de los agentes al proteger la frontera.

“La agencia ha creado una cultura que dicta, ‘si me arrojas una piedra, serás baleado’“, confesó un funcionario del Departamento de Seguridad Interior a la revista.

Desde 2004, al menos 46 personas han muerto a manos de agentes, algunos por haber “arrojado piedras” a los agentes, lo cual llevó a su muerte. Por el momento, el gobierno federal investiga 11 casos de abuso de fuerza de la CBP.