Editorial: Acción ejecutiva limitada e indispensable

El Congreso puede actuar para incluir a los millones de personas que faltan
Editorial: Acción ejecutiva limitada e indispensable
La reforma necesaria para poner al día el complejo marco legal migratorio exige mucho más que la acción ejecutiva.
Foto: María Peña / Impremedia

ENGLISH VERSION

La medida es positiva, aunque incompleta.

Sin embargo, esta acción es un remedio temporal a una situación que exige cambios más amplios y permanentes, cambios que se logran a través de una ley que sea un reforma de inmigración integral. De lo contrario, la medida vencerá o deberá ser extendida cada par de años por el presidente de turno.

Por eso, el alcance de la acción es limitado. Deja afuera a millones de inmigrantes que podrían beneficiarse.

Pero al menos habrá otros millones de familias que por un tiempo no temerán una deportación, que no serán separadas.

Solo el Congreso tiene la autoridad para elaborar una necesaria reforma integral de inmigración. Pero fue precisamente la parálisis legislativa, especialmente en la Cámara de Representantes lo que no dejó al primer mandatario otra alternativa que actuar unilateralmente.

Los republicanos tienen ahora dos caminos: invertir todas sus energías en combatir a Obama y su acción ejecutiva o trabajar juntos para conseguir una reforma integral de inmigración. En vez de quejarse que esta es una maniobra electoral demócrata para conseguir respaldo latino, los republicanos tienen la oportunidad de granjearse el apoyo de este grupo con su propia propuesta de migratoria.


Lee también:

Guía completa sobre el Alivio Migratorio de Obama

Alivios migratorios desatarán batalla entre Obama y los republicanos

Cadenas principales de TV en inglés no pasarán discurso de Obama

Las medidas migratorias durante presidencia de Obama


Todo depende si dejan que el congresista Steve King, y compañía, sigan controlando el tema en el Congreso o si los moderados asumen el debate.

Las encuestas dicen que la mayoría de los estadounidenses quieren una reforma que legalice a los indocumentados; pero también ―aunque menos― se oponen a que sea obtenida a través de una acción ejecutiva. Respaldan el fin, cuestionan el medio.

La acción ejecutiva es positiva e indispensable, responde a una urgencia. Hasta aquí llegan los límites del poder presidencial. La reforma necesaria para poner al día el complejo marco legal migratorio exige mucho más.

Y sigue en manos del Congreso.