Sin cargos

El caos se apoderó de Ferguson tras la decisión; Obama pidió calma

Guía de Regalos

Sin cargos
Lesley McSpadden (izq, adelante), madre del joven afroamericano Michael Brown, y su esposo, Louis Head (terero a la izq.), reaccionan luego del veredicto.
Foto: EFE

Agencia EFE

Ferguson

Darren Wilson, el policía blanco que mató al joven negro Michael Brown este agosto en Ferguson seguirá libre y sin cargos después de que un gran jurado concluyera que no hay pruebas suficientes para imputarlo, anunció el fiscal del condado de San Luis, Robert McCulloch.

El área de Ferguson, en San Luis (Missouri), está bajo máxima alerta, con el FBI y la Guardia Nacional preparados para intervenir si las protestas convocadas para esta noche derivan en fuertes disturbios como los que vivió esta pequeña localidad tras la muerte de Brown el 9 de agosto.

En el sistema judicial de Estados Unidos el gran jurado decide si hay pruebas suficientes para presentar cargos contra una persona, por lo que tras su decisión el caso de Wilson queda cerrado por esta vía.

Tras escuchar la versión de 60 testigos, el gran jurado decidió que no existe “causa probable” para imputar al agente, que el 9 de agosto disparó en repetidas ocasiones al joven de 18 años, desarmado, en circunstancias por esclarecer.

No obstante, continúa la investigación del Departamento de Justicia sobre si hubo una violación de los derechos civiles en un caso en el convergen dos debates clave: la discriminación racial y la violencia policial.

La familia del joven expresó “su profunda decepción” tras conocer el fallo pero pidió a los manifestantes que eviten los altercados: “responder a la violencia con violencia no es la respuesta”, señalan en su nota.

Imágenes de CNN mostraban anoche violentas protestas y saqueos por parte de cientos de manifestantes.

La Guardia Nacional, con la asistencia de las autoridades locales y estatales, controlaba el escenario de protestas a punta de gases lacrimógeno; hubo desde quema de coches hasta robos en pequeños comercios locales.

Para esta noche están convocadas protestas en la avenida West Florissant de Ferguson, epicentro de las marchas de agosto que se saldaron con enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, saqueos, decenas de detenidos y múltiples destrozos.

El gran jurado que ha fallado sobre este caso se formó en mayo, meses antes del suceso, y lo conformaron nueve blancos y tres afroamericanos, cinco mujeres y siete hombres.

El presidente Barack Obama, llamó ayer a la calma desde la Casa Blanca, al tiempo que admitió que este caso “evidencia” los retos aún pendientes para una nación con una larga historia de discriminación racial y abuso de autoridad.

“En las últimas décadas hemos hecho grandes progresos en las relaciones raciales, he sido testigo de ello en mi propia vida, pero sigue habiendo problemas, las comunidades de color no se los inventan (…), dijo el presidente Obama en una declaración no prevista desde la Casa Blanca.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) envió a 100 agentes al área de San Luis, donde está Ferguson, que se sumaron a los ya desplegados sobre el terreno y a un segundo contingente que se desplazó a la localidad debido a las fuertes protestas