Latinos y negros deben ayudarse

Absurda. Esta es la única manera de describir la decisión de no presentar cargos criminales contra el policía Daniel Pantaleo por la muerte de Eric Garner.

Después de Ferguson, esto se siente como otra bofetada en la cara en términos de la clase de justicia que las personas de color, en particular los hombres afroamericanos, pueden esperar de nuestro sistema judicial. Como latinos es nuestra responsabilidad apoyar a la comunidad afroamericana a través de esta lucha y demandar responsabilidad y cambio.

La comunidad afroamericana y en particular los hombres afroamericanos son el objetivo principal del perfilado racial y la violencia por parte de las autoridades policiales. Los hechos hablan por sí solos: Un análisis de ProPublica de datos federales de muertes a consecuencia de tiroteos policiales entre el 2010 y el 2012 demuestra que es 21 veces más probable que los jóvenes afroamericanos mueran a manos de la policía que sus contrapartes blancos.

Los latinos tampoco escapan a la violencia policial o a detenciones con perfil racial, bien sea por su acento, color de piel o forma de hablar.

Los latinos, al igual que los afroamericanos, han sido el blanco de tácticas como “stop-and-frisk” y víctimas de programas como Comunidades Seguras. El equipo militar usado en Ferguson ha sido usado en la frontera con México, al igual que en Texas, California y Arizona. Y desafortunadamente hay casos en lugares como California, Oklahoma, y Nueva York de latinos que murieron a manos de la policía.

Es difícil entender por qué el jurado llegó a esa decisión en el caso de Garner. Existe un video proporcionando evidencia del encuentro. La muerte fue catalogada como un homicidio por el médico forense. El policía usó una llave de estrangulamiento, práctica prohibida por directivas del NYPD. ¿Qué más se necesita?

Queda mucho por hacerse para emprender cambios. Es bienvenido el anuncio del Departamento de Justicia que abordará una investigación completa. Adicionalmente, el NYPD debería terminar su práctica discriminatoria llamada “Broken Windows”.

El gobernador Cuomo debería también vetar la ley S7801/A9853. Es más, necesitamos fiscales federales con el poder de iniciar investigaciones sobre agresores sin armas; más diversidad en las oficinas de los fiscales; y una revisión a gran escala de tácticas policiales.

El jurado ni siquiera decidió presentar cargos por delitos menores, a pesar de que un ser humano perdió su vida exclamando “I can’t breathe” – “No puedo respirar”. Esto no es justicia. Debemos poner fin a la brutalidad policial.

Vanessa Cárdenas es Vicepresidenta de Progress 2050