México: Narco y Corrupción

César Leo Marcus escribe sobre inmigración y otros temas de interés para la comunidad latina
México: Narco y Corrupción
Un grupo de cerca de cien personas se manifestaban ayer por la avenida principal de Culiacán, exigiendo paz en el Estado de Sinaloa.
Foto: Archivo

“El mayor problema no es la droga, sino el dinero que produce”

Al finalizar el presente año (2014) los Estados Unidos de América importaran desde México unos 300 millones de barriles de petróleo de PEMEX por 30.000 millones de dólares (a 100 dólares el barril, de promedio), pero también los mercados subterráneos o ilegales de la droga en los Estados Unidos importaran cocaína y metanfetaminas de los cárteles de narcotraficantes mexicanos por una cifra similar. Es decir que para México el petróleo y la droga son las exportaciones más significativas a sus vecinos del norte. Para ser más claros, México obtiene la misma cantidad de dinero del tráfico de drogas que de la exportación petrolera, que es su principal fuente legítima de dólares.

Probablemente en el 2015 los ingresos por narcotráfico de los cárteles mexicanos superen con creces a los de la petrolera PEMEX, porque el precio del petróleo ha bajado en un 30% (con posibilidad de caer otro 10%), sumado a que, los Estados Unidos, han logrado aumentar la producción de su propio petróleo, logrando casi el autoabastecimiento energético.

Irónicamente no ocurre lo mismo con la cocaína y metanfetaminas, ya que a pesar que la producción de droga en los Estados Unidos está en aumento, no logra satisfacer el mayor consumo interno, y el volumen del mercado ilegal crece a pesar de los controles fronterizos.

Negocio rentable

La realidad es que el “negocio” de la droga es el más rentable y fácil de realizar del planeta. Al comparar los “negocios” de producción más significativos para los países, por ejemplo: oro, diamantes, minerales, petróleo y cocaína, vemos que este último es el menos complejo. El oro y los diamantes son fruto de un laborioso proceso de extracción e industrialización, la producción de minerales incluye la contaminación del medio ambiente y el petróleo necesita de yacimientos, refinerías y oleoductos, en cambio la cocaína y metanfetaminas son productos que permite su rápida producción y fácil venta.

Debemos considerar que el negocio de los narcotraficantes mexicanos no se limita a los Estados Unidos, el mercado global se ha diversificado a África, para desde allí llegar Europa, pero también se envía a América Latina, Caribe, Asia y Oceanía. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el dinero que producen los narcotraficantes en todo el mundo supera los 350 mil millones de dólares anuales, en este punto comprendemos que el mayor problema no es la droga, sino el dinero que ella produce, ya que su poder corrompe a quienes alcanza, y es capaz de comprar políticos, policías, abogados, militares, gobernantes, e inclinar la balanza a la hora de tomar decisiones, elaboración de leyes y gobernar países.

Dinero sucio que ensucia

Como hemos mencionado en otros artículos, el problema que tienen los narcotraficantes es como introducir tanto dinero en el mercado, por esto cada vez que allanan una propiedad de algún capo de la droga, encuentra varios millones de dólares en efectivo, escondido en las paredes o en cuartos ocultos.

Todos estos ejemplos sirven para demostrar que el narcotráfico no se combate con armas, como lo intentaron hacer varios presidentes mexicanos, porque como hemos vistos, las redes del narcotráfico corrompen a los políticos, policías, soldados, abogados y gobernantes. Por esa razón el Senado de los Estados Unidos investiga desde hace años a bancos americanos y extranjeros como el HSBC, West Fargo, Bank of América, Crédit Suisse, acerca de operaciones de blanqueo o lavado de dinero, y también están en la mira países o zonas como Lichtenstein, Luxemburgo, Andorra, San Marino, Mónaco y varias islas diseminadas en el mundo, donde cualquiera puede llevar dinero sin que le pregunten su procedencia.

Hasta la próxima semana.