Se declara culpable de vender Molly que mató joven en NY

Patrick Morgan vendió las pastillas de la droga, que es una variación del éxtasis, durante el concierto de Electric Zoo en el 2013
Se declara culpable de vender Molly que mató joven en NY
Morgan se declaró culpable de vender 80 pastillas de "Molly" a la víctima y a otros dos hombres.
Foto: Archivo

Nueva York – Patrick Morgan (24) se declaró culpable el jueves en la Corte Federal de Manhattan por el cargo de conspiración para vender la droga éxtasis que produjo una muerte de un jóven en un concierto en Randall Island en el verano del 2013.

Morgan enfrenta de 10 a 16 meses de prisión, según las normas federales, por conspiración para distribuir drogas. Su abogada, Julia Gatto, dijo que iba a buscar una sentencia de libertad condicional. El juez de distrito Edgardo Ramos le había permitido a Morgan permanecer en libertad bajo fianza.

Los fiscales lo acusaron de vender 80 pastillas de Molly -una droga es una variación del éxtasis- a tres individuos que pretendían consumir y redistribuirla en el festival de música Electric Zoo realizado entre el 30 de agosto y el 1 de septiembre y a la que asistieron unas 130,000 personas.

Uno de los consumidores, Jeffrey Russ (23), tuvo una convulsión después de tomar las píldoras y murió en el Harlem Hospital Center. La causa de la muerte fue intoxicación aguda por el efecto combinado de éxtasis e hipertermia. En esa misma fiesta, y por el consumo de esas pastillas, falleció Olivia Rotondo (20); aunque en este caso las autoridades no pudieron demostrar que Morgan fue el puente entre la estudiante y la droga.

El fiscal federal de Manhattan Preet Bharara dijo que, “con la declaración de culpabilidad de hoy, Patrick Morgan ya ha sido enjuiciado por conspirar para distribuir la droga Molly, que produjo la trágica muerte de Jeffery Russ. Esta Oficina mantiene su compromiso de perseguir agresivamente y procesar a los que venden esta droga extremadamente peligrosa”.

Morgan será sentenciado el 13 de marzo de 2015, por el juez Ramos.