El tiempo dará la razón a Obama

Los críticos del plan del presidente Obama de designar a unos 5 millones de padres y niños indocumentados como personas temporalmente no deportables dicen que es esto es algo ilegal, sin precedente, y poco inteligente. Ellos se equivocan.

Para empezar, una coalición de 17 estados, encabezada por el Procurador General de Texas, demandó a la administración de Obama en la Corte federal el pasado miércoles diciendo que el plan del presidente es ilegal.

Ellos alegan que el plan viola los límites constitucionales en cuanto al poder de la ley ejecutiva. Pero ellos dicen esto al mismo tiempo que critican a Obama por no haber utilizado su poder ejecutivo para expulsar a más de 2 millones de inmigrantes. Es extraño, pero al mismo tiempo que están escribiendo la demanda sobre el exceso de poder ejecutivo, los críticos del gobierno le piden también que use más ese poder para deportar gente.

Y los críticos responden que este tipo de ejercicio del poder no tiene precedentes; que no ha sido utilizado anteriormente. Una vez más ellos ignoran que dos presidentes antes que él, Ronald Reagan y George H.W. Bush, usaron su poder de aplicar la ley constitucional para proteger a familias ante la deportación al haber quedado fuera de un plan de legalización del Congreso. Según algunos estimados, esto protegió contra la deportación a 1.5 millones de indocumentados.

Esto nos lleva al corazón del problema. Sí es cierto, 5 millones de madres, padres y jóvenes que viven cada día bajo la amenaza de separación de sus hijos o los padres es simplemente demasiado. De hecho, yo diría que 11 millones de personas que viven -por casi ya una generación- con miedo, ansiedad, y sin la oportunidad de convertirse en miembros plenos de nuestra comunidad humana es simplemente demasiado. Así que si los críticos mismos señalan al problema como algo humanitario, de igual forma un problema humanitario debe ser resuelto por la ley.

El tiempo hace una diferencia en la ley. El tiempo permite que los derechos de propiedad física e intelectual, e incluso derechos de igualdad puedan cambiar y crecer. Cuando a las personas se les ha permitido establecerse en un lugar durante mucho tiempo se les debe dar la oportunidad de estar bien con la ley.

A través del tiempo EE.UU. han superado su temor a las minorías étnicas y nacionales. La inclusión por parte de la nación de inmigrantes a través del tiempo ha demostrado ser la verdad más profunda acerca de su identidad: una identidad abierta, cambiante, nueva, y llena de esperanza