Dreamers de Arizona tramitan sus licencias de conducir

En la primera media hora de la jornada laboral se habían dado 276 boletos

Cientos de “soñadores” acudieron el lunes a las oficinas del Departamento de Motores y Vehículos de Arizona (MVD, por su sigla en inglés) para obtener su licencia de conducir, tras una larga lucha legal que llegó al Tribunal Supremo federal.

“Estoy nervioso, pero contento de finalmente poder manejar legalmente”, dijo Ramón Maldonado, de 19 años y quien llegó a unas oficinas de MVD en Phoenix a las 5.30 am hora local (7.30 am ET) y fue el primer soñador en obtener su licencia de conducir tras aprobar el examen escrito y de manejo.

El joven, quien vive en EEUU desde que tenía 8 años, dijo que se acabaron los meses de tener miedo a ser detenido mientras manejaba.

“Ya no voy a tener miedo de manejar en las calles, ni si me para la Policía de que me den una multa o que me quiten el carro”, aseguró Maldonado.

El joven reconoció que en el pasado se arriesgaba a manejar sin licencia, sobre todo para llevar a su hermana a sus citas médicas.

En la primera media hora de la jornada laboral en las oficinas el Departamento de Vehículos ubicadas en la Avenida 51 de Phoenix se habían dado 276 boletos, en su gran mayoría a jóvenes que venían a solicitar su licencia de conducir por primera vez.

El “sueño” se hizo realidad después que el pasado jueves un juez federal en Phoenix dictaminara que a partir de hoy los jóvenes indocumentados podían obtener licencias de conducir en Arizona.

De esta forma, el magistrado ratificó la decisión de la Corte Suprema de Apelaciones del Circuito Nueve que otorgaba los permisos de manejo a los jóvenes indocumentados amparados bajo la Acción Diferida (DACA) después que un juez de la Suprema Corte de EEUU negara la semana pasada la petición de emergencia del estado para negarles este derecho.

En 2012, la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, firmó una orden ejecutiva que negaba licencias de conducir o alguna identificación oficial a los alrededor de 22.000 jóvenes indocumentados del estado amparados bajo DACA, programa federal que les otorga un permiso de trabajo y un número de seguro social, así como los protege de la deportación por dos años.

Ante esta medida de Brewer, varios jóvenes, entre ellos la reconocida activista Dulce Matuz, presentaron una demanda en contra del estado.

“Sabíamos que tarde o temprano llegaría este día”, dijo Matuz mientras daba la bienvenida a los jóvenes indocumentados que acudieron a las oficinas de MVD con su tarjeta de DACA para tramitar su licencia.

“Lo que ganamos el día de hoy es mucho más que una batalla legal, es una batalla moral; no vamos a permitir que funcionarios electos como la gobernadora Brewer nos sigan oprimiendo, discriminando porque no le caemos bien”, dijo la cofundadora de la Coalición del Acta Sueño.

La activista indicó que, aunque los jóvenes indocumentados no estén preparados para pasar su examen de manejo y obtener una licencia de conducir, la recomendación es que acudan a tramitar una identificación oficial del estado.

Sofía Lora, de 21 años, explicó mientras esperaba en línea para hacer su examen de conducir que una licencia de conducir le ayudará a proseguir con sus estudios.

“Tener una licencia me beneficia enormemente. Podré tener un mejor trabajo y continuar con mis estudios, algo que había tenido que posponer porque es muy difícil transportarse en esta ciudad sin un auto”, dijo.

Lora, quien llegó al país con 10 años proveniente de México, aseguró que desde que obtuvo la Acción Diferida se ha sentido “incompleta” por no tener una licencia de manejo.

“Es muy difícil decir con palabras el miedo que sientes cuando sales a la calle y sabes que si te detiene un policía vas a estar en serios problemas”, aseguró.

Al igual que sucedió en el MVD de Phoenix, en otras oficinas de esta agencia estatal se reportaron líneas similares de “soñadores” que acudieron hoy a solicitar su licencia de manejo en este día, en el que Nebraska se quedó como el único estado del país que mantiene su negativa a otorgar este derecho a estos jóvenes indocumentados.