Fútbol local: El frío obliga a jugar “indoor”

Todas las finales disputadas en el parque de Flushing, Queens, crearon enorme interés. Unas mejor jugadas que otras; pero todas con la misma expectativa de saber quien terminará levantando la copa. Sin embargo, una llenó la retina de los aficionados, fue la disputada entre los equipos de Albos y Oyonense (peruano) que concluyó con el triunfo del elenco hondureño por 5-3 en el marco de la Liga Copan Maya.

Fundados en 1997, los catrachos, tuvieron que remontar dos veces un marcador adverso para consagrarse monarcas del circuito que se lleva a cabo anualmente en la cancha 7 del antiguo escenario de a Feria Mundial. Esta cotejo se escenificó en la cancha 9 que pertenece al Complejo Deportivo de Queens.

Varias de las otras finales se llegó a definir mediante ejecución de tiros penales como en la “Over 50” Latinoamericana, donde el popular cuadro de La Barra derrotó al Nacionale para ceñirse la primer corona oficial del torneo.

Once Cafeteleros de El Salvador, se proclamó bicampeón de la Liga Fedeyguayas al derrotar 5-4 desde los 12 pasos a la Sectima (No Séptima) Oscura en la cancha 6, la única sin gramado sintético. El encuentro fue disputado con mucha enjundia desde el arranque de las acciones. El 0-0 en el tiempo reglamentario fue justo premio a los dos planteles que lucharon por el triunfo.

Mientras que Eliud Membreño puso a gozar a los salvadoreños al convertir la solitaria anotación de Jiquilisco sobre Guerrero que le significó a obtención del bicampeonato de la Liga Ídolos de América.

También hay destacar esta temporada, la actuación del árbitro Gabriel Henríquez, quien se ganó los elogios de los dirigentes locales al demostrar capacidad y mucha personalidad dentro del rectángulo de juego.

William Macio, dirigente de la Estudiantil dijo que “bueno sería ver un torneo con todos estos campeones; tal como, ocurría en el pasado cuando se disputaba la Copa Manolo Rodríguez que era una copia de la Libertadores de América”.