Mi primera bici: lenguaje del Amor

Seguramente este año para muchos será bastante difícil por la crisis económica

La nostalgia me embarga en la Navidad al recordar el lenguaje del Amor que volaba en el ambiente de mi casa cuando era niño, hace muchos años.

No es la primera vez que relato esta historia, porque siempre la llevo en mi corazón y me enorgullece compartirla.

De pequeño siempre tuve una ilusión: recibir una bicicleta. Cuando acompañaba a mi mamá a hacer compras, idealizaba tener una de las que exhibían, resplandecientes, en las vitrinas de los almacenes.

Fantaseaba con recorrer las lomas del vecindario haciendo piruetas y presumiendo a los amigos. En aquel tiempo, al acercarse la navidad, mi vida giraba en torno a esa fantasía. No dudo que mis papás hicieron lo posible para complacerme, pero varias nochebuenas fueron muy pobres en la familia y ese regalo jamás llegaba.

Sin embargo, en una Navidad fui sorprendido. No era la soñada, sino un pequeño juguete de plástico que integraba la figurita del ciclista con el aparato, el cual cabía en la palma de mi mano.

Muy serio, mi papá me dijo que era mi primera bicicleta, pero que yo mismo podría conseguir, con mi esfuerzo, la real.

Me abrazó y sonrió con la confianza de haber cumplido su cometido. Fue un apretón amoroso, desacostumbrado en él. Aunque en ese momento me embargó el desencanto, al pasar los años supe que mi papá me dio una gran lección.

Esforzándome, trabajé y logré reunir el dinero para comprar una bicicleta usada que un vecino vendía.

Seguramente este año para muchos será difícil por causa de la crisis económica, o porque están desempleados, o los sueldos aumentaron poco o nada. Es probable que no les alcance el dinero para darse gustos. Ante esta realidad, les sugiero ignorar el bombardeo propagandístico de los comerciantes que seducen a los niños para que convenzan a los padres de obsequiarles productos innecesarios e inútiles.

Por experiencia sé que en las fiestas en las cuales no se dan regalos suntuosos y costosos, hay más felicidad, porque la sencillez y la simple compañía proporcionan más deleite y tiempo para abrazarse, conversar y meditar.

Antes de dar cosas materiales, debemos obsequiar Amor, escrito con A mayúscula. Este año anuncié a mis hijos no darles regalos, sino hablarles con el lenguaje del Amor y brindarles cariño y ternura; ellos aceptaron mi propuesta con gratitud y entusiasmados.

Sé que pasaremos momentos felices celebrando el nacimiento de Jesús en Belén, porque no hay mejor nochebuena que la que se vive plena de paz y armonía en el hogar, sea pobre o sea rico.