“Sextorsión”: Un chantaje que deja indefensos a miles de hombres

Cientos de miles de hombres de todo el mundo caen víctimas cada año

Del otro lado, a miles de kilómetros de Filipinas, hay hombres como John, que fue víctima de la “sextorsión” en agosto de 2014.

Me metí en Facebook y ella me dijo ‘agrégame en Skype’, así que la agregué y después me dijo ‘prendamos la cámara y me desnudo para ti'”, le dijo a Crawford.

“Ella dijo que se lo contaría a mi familia y amigos, que se lo diría a mi hija, a mi esposa… ¿sabes? que arruinaría mi vida, mi familia”.

“Yo tenía mucho miedo, sólo la idea de que ellos pudieran ver eso era realmente aterradora. Siento que quiero avisar a todo el mundo sobre esto… le pasa a mucha gente”.

“Es un gran timo… en cuanto borran una cuenta abren otra. Se acercan a hombres jóvenes, que pueden ser fácilmente impresionables, que lo que ven es una mujer joven y hermosa y la agregan a su cuenta. Claro que muchos hombres lo harán“.

Y en referencia al joven escocés que se suicidó en 2013 tras ser chantajeado John dijo que entendió por lo que estaba pasando. “Puedo ver por qué hizo lo que hizo”.

Lo que las víctimas desconocen es que la mayoría de las mujeres no son reales.

Se trata con frecuencia de videos pregrabados y programados para seguir órdenes, como saludar o sonreír.

Así se lo demostró en la práctica Wayne May a la BBC.

May gestiona Scam Survivors, un grupo de autoayuda en internet para víctimas de la “sextorsión”.

Dice que en total ha recibido miles de correos de gente que pide ayuda.

“Hoy, hasta ahora recibí diez “, le dijo a Crawford.

May dice que los chantajistas no tienen piedad. “Yo creo que no les importa en absoluto lo que te pasa, siempre y cuando consigan su dinero”.

“Dicen cosas como ‘te voy a arruinar la vida’ o ‘te voy a hacer famoso’… les dicen cualquier cosa sin importar las consecuencias”.

Según Crawford, la mayoría de las víctimas de la “sextorsión” sienten demasiada vergüenza como para denunciar lo que les pasa.

Eso permite que los criminales se puedan seguir escondiendo en el anonimato de internet.