Santeros de Cuba dan a conocer la Letra del Año 2015

La predicción del Oráculo de Ifá para 2015 pide a Cuba y EEUU proteger sus reanudadas relaciones

Guía de Regalos

Santeros de Cuba dan a conocer la Letra del Año 2015
El sacerdote Lázaro Cuesta, de la Comisión Organizadora de la Letra del Año en Cuba, divulga las predicciones de Ifá para el 2015 en La Habana.
Foto: EFE

LA HABANA, Cuba.- Los sacerdotes de la santería cubana (“babalawos”) aconsejaron hoy a los dirigentes de Cuba y EE.UU. que obren con inteligencia en la nueva etapa que se abre entre ambos países y no se dejen influenciar por el pasado o por “personas malintencionadas” que quieran “tirar piedras” a ese proceso.

“El diálogo y el respeto al criterio ajeno es la única forma para evitar los conflictos”, reza la primera de las recomendaciones para 2015 del Oráculo de Ifá, la predicción para el año nuevo que realiza tradicionalmente la Comisión Organizadora de la Letra del Año y que fue divulgada hoy en La Habana.

La conocida como “Letra del Año” profetiza para 2015 “un beneficio económico a través de los negocios, firme y seguro” proporcionado por “Eleguá”, que es el “orisha” o deidad que se encarga de abrir o cerrar los caminos, en un año que estará regido bajo el signo de “Baba Eyiobe”.

“Baba Eyiobe está aplaudiendo la decisión de los dirigentes que el pasado 17 de diciembre decidieron dejar de usar las armas para empezar a usar la base fundamental del diálogo, el entendimiento y la palabra”, dijo el babalawo Lázaro Cuesta, uno de los miembros de la comisión que organiza la ceremonia de la “Letra” desde hace 28 años.

Según Cuesta, el anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos “abre un paréntesis de esperanza para todo el mundo” y representa “una posibilidad real de que las cosas mejoren”.

“Puentes y diálogo: todo el que tenga esa función en sus manos está llamado al triunfo, el que levante paredes y derrumbe puentes está condenado al fracaso”, manifestó el sacerdote yoruba, como también se conoce a este credo.

Lea la Letra del Año 2015 de la Comisión Organizadora de la Letra del Año aquí

Según el oráculo de Ifá, en 2015 la divinidad regente será “Oshún”, deidad mayor que se identifica con la Virgen de la Caridad del Cobre (patrona de Cuba) y a la que el culto yoruba atribuye las cualidades de los placeres y la femineidad, representadas en una bella mulata vestida de amarillo, festiva y eternamente alegre.

La divinidad acompañante será “Obatalá”, el equivalente santero de la Virgen de las Mercedes, un “orisha” al que este credo identifica como responsable de la creación de los seres humanos y a la cabeza del resto de deidades.

En sus predicciones para el año recién estrenado, los “babalawos” cubanos pronostican conflictos interpersonales o entre naciones, pérdida de líderes religiosos o políticos, serios trastornos en la armonía familiar, desequilibrios ecológicos o luchas generacionales, entre otros.

En el apartado de las recomendaciones, la Comisión de la Letra del Año aconseja “una organización social, política y económica para beneficio de los pueblos”, salarios “adecuados al ejercicio de las actividades”, promover la unidad desde el respeto a la diversidad o poner atención en la formación ética y moral de los hijos.

Sobre la salud, los sacerdotes yorubas inciden en poner especial cuidado con las enfermedades respiratorias, cardiovasculares y óseas y ser vigilantes con los brotes epidérmicos.

Y entre los refranes para conducirse en el año que comienza destacan “el pensamiento sabio es la fuerza que mueve la tierra”, “el error mayor es no aprender de los errores cometidos”, “las deudas cuelgan de nuestros cuellos como pesadas piedras” o “divide y vencerás”.

La Comisión Organizadora de la Letra del Año se reúne en La Habana cada 31 de diciembre desde 1986, en una ceremonia en la que los sacerdotes de Ifá buscan definir las directrices que regirán el ciclo entrante para guiar y aconsejar a la población.

Desde hace una década, también se divulga otra “Letra” con las predicciones de la Asociación Cultural Yoruba de Cuba.

La Letra del Año comenzó a emitirse en Cuba a finales del siglo XIX, sin poder precisar la fecha exacta. Por datos y documentos se revela que babalawos procedentes de las diferentes ramas religiosas existentes en el país comenzaron a reunirse para efectuar con todo rigor las ceremonias establecidas, que concluían el primero de enero con la apertura de la Letra del Año.

A través del Oráculo de Ifá se daban a conocer las orientaciones y recomendaciones que debían cumplirse durante ese año, con el fin de evitar o vencer los obstáculos y las dificultades.

La primera Letra del Año que se realizó en Cuba la dirigió el babalawo Remigio Herrera, Obara Meyi, conocido como Adéshina, de origen africano.

En el año 1902, por problemas de salud de Adéshina, Tata Gaitán asume la responsabilidad de la Letra del Año apoyado por un grupo de babalawos.

La profecía se saca cada 1 de enero en los países donde se practica la religión yoruba, entre ellos Cuba, Estados Unidos, Venezuela, Puerto Rico, México, Panamá, España, Brasil, Francia e Italia.