A sudar con comodidad

Algunos consejos sobre cómo vestir para ir al gimnasio
A sudar con comodidad
Ante todo, la ropa para hacer ejercicio debe ser cómoda.
Foto: Shutterstock

Si bien es importante sentirnos bien con la ropa que usamos para hacer ejercicios, más importante aún es sentirnos cómodas cuando llevemos a cabo cualquier actividad física. Porque es muy posible que te dejes llevar por lo estético y compres esos shorts súper coloridos y sexys, que resultan muy a la moda pero que a la hora de tratar de hacer una sentadilla muestran más piel de lo que te gustaría, o deberías, en un lugar público como el gimnasio.

“Sabemos que es importante conservar el glamour, pero recuerda que vas a hacer ejercicios, y la comodidad va primero”, señala la asesora de imagen Julia Romero. “Trata siempre de usar ropa que no te impida el libre movimiento para realizar la actividad física planeada”.

Toma en cuenta los siguientes consejos de Romero a la hora de comprar tu ropa deportiva:

Cuidado con las telas. Evita usar telas sintéticas, como el poliester, y pesadas. Lo ideal es usar prendas que se sequen rápido, absorban el sudor y tengan buena ventilación.

A la medida. La ropa muy holgada o rígida puede dificultar algunos movimientos. Por ejemplo, si estás en la bicicleta podrían quedarse atrapados en la máquina y hasta causar lesiones. La ropa que es demasiado apretada, por su parte, suele ser incómoda y puede acentuar esa grasa extra, incluso en las personas con buena forma física.

Todo es cuestión de encontrar un equilibrio. Lo ideal es que tu ropa se ajuste a nuestro cuerpo de una manera cómoda, sin que quede demasiada tela extra y sin que nos corte la respiración o se rompa con el más mínino estiramiento.

Opta por los leggins. Las piezas ideales para ejercitarse son los pantalones de yoga o mallas de lycra elásticas, que se ajustan a tu cuerpo y no se arrugan como lo hacen los pantalones cortos, que son muy incómodos y poco atractivos.

Los pantalones de yoga también son útiles para una sesión de ejercicios al aire libre durante los meses más fríos. Acompáñalos con tank tops ajustados, y si no te sientes cómoda , usa una t-shirt no muy ancha. Lleva un sostén deportivo para mantener todo en su lugar.

Juega con los colores. Elige colores monocromáticos, si eres de estilo más clasico. Vístete de negro de la cabeza a los pies con un toque de color, como el blanco o rosa fuerte.

El color para acentuar puede ser en forma de un pequeño diseño en tu camisa y zapatos o en un artículo entero de ropa. Para las más atrevidas, los colores fluorescentes nunca pasan de moda.

Calzado de calidad. Olvídate de usar tus Converse o esos mismos zapatos que utilizas para ir de compras. Debes escoger unos buenos zapatos, diseñados especialmente para la especialidad de ejercicios que realices, bien sea aeróbicos, trotar, pilates, yoga, etc. Tus pies y rodillas te lo agradecerán.

En el mercado puedes encontrar una gran cantidad de marcas deportivas que fabrican calzado especial para hacer deporte. Los ideales son los livianos, pero que tienen suela amortiguadora para proteger tus articulaciones.

Joyería y accesorios. Usar joyas grandes mientras te ejercitas es sin duda un error, que puede hasta causarte un accidente (imagina un pendiente enganchado a una máquina).

Evita en lo posible llevar tus prendas al gimnasio. Si quieres usar algún detalle, lleva por ejemplo una bonita bandana que controle el cabello y el sudor.

Peinado y maquillaje. Lo ideal es usar tu cabello recogido y lejos de tu rostro en el gimnasio, así no sólo estarás más cómoda sino que evitarás que el sudor empape tu cabello y será más fácil refrescarte después.

En cuanto al maquillaje, mientras más limpio esté tu rostro mientras transpiras, mejor. Trata de eliminar cualquier base o polvo compacto que te hayas puesto, para que tu cara respire y evites posibles irritaciones.

Si te sientes “desnuda” sin maquillaje en público, ponte mascara para agrandar tus ojos y aplícate brillo labial, será suficiente para que te veas bien sin tapar tus poros.

Con todo esto en claro, asegúrate de tratar de ejercitarte diariamente, porque aunque no lo creas, la ropa puede ser un gran aliciente para conseguir tu objetivo.