Nueva era de Cuba y EEUU inicia con reunión sobre asuntos migratorios

Primera reunión se lleva a cabo en La Habana
Nueva era de Cuba y EEUU inicia con reunión sobre asuntos migratorios
Cuba y Estados Unidos frente a frente por primera vez en 50 años.
Foto: EFE

WASHINGTON — Tuvo que pasar más de medio siglo para que hoy, en La Habana, el gobierno de los Estados Unidos y el de Cuba comiencen a dar pasos concretos con miras a desanudar el largo conflicto bilateral que signó su vínculo y que para muchos constituye uno de los últimos vestigios de la Guerra Fría.

La etapa histórica de diálogo que hoy comienza no tiene nombre formal. Pero en medios diplomáticos locales se la define como de “deshielo” y es la consecuencia del anuncio conjunto que hicieron tanto el presidente Barack Obama como el líder cubano Raúl Castro, el 17 de diciembre pasado.

Lo curioso es que las primeras conversaciones formales de “deshielo” estarán a cargo de dos mujeres. Dos diplomáticas de carrera en ambas administraciones que se verán las caras en La Habana.

La delegación norteamericana estará a cargo de Roberta Jacobson, la responsable para América latina del Departamento de Estado, que encarna así una de las tareas más trascendentes desde que asumió esa función con el gobierno demócrata.

En representación de la administración cubana estará otra diplomática de carrera: Josefina Vidal, quien tiene un rango similar, desde su condición de responsable para los Estados Unidos dentro de la estructura de la cancillería cubana.

LEE TAMBIÉN: ¿Qué cambia con el “desembargo” a Cuba?

“No esperen que en esta primera etapa se hable del levantamiento del embargo comercial”, previnieron fuentes del gobierno de Obama a un grupo de corresponsales extranjeros, entre ellos, LA NACION.

La expectativa es que de este primer acercamiento surjan indicios concretos para avanzar en dos cuestiones básicas. Por un lado, la normalización de vínculos diplomáticos, con miras a la futura designación de embajadores. Por el otro, cuestiones operativas referidas a los movimientos migratorios entre el continente y la isla, así como el tráfico de remesas y de bienes comerciales.

El encuentro de hoy fue precedido por el viaje de una delegación de legisladores norteamericanos. “Esto ha sido un buen comienzo”, dijo, al finalizar la gira, el senador demócrata Richard Durbin.

Advirtió, sin embargo, que no deben esperarse resultados espectaculares en el futuro inmediato. “Todo se irá andando a su momento, pero con objetivos claros. Si Estados Unidos pudo retomar relaciones con Vietnam, también puede hacerlo con Cuba”, afirmó.

El giro anunciado por Obama tuvo buena recepción en medios políticos y empresariales de este país, convencidos, en este último caso, de que la transformación de la isla requerirá de inversiones y negocios en los que esperan poner pie.

Aun con sus limitaciones, la misión que hoy emprende Jacobson apunta a avanzar en el deshielo.