Nuevo escándalo por otra casa de Peña Nieto

The Wall Street Journal reveló que Peña Nieto compró en 2005 una casa por $372,000; la presidencia de México dice que todo es legal
Nuevo escándalo por otra casa de Peña Nieto
Foto: Archivo

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, compró “legalmente” en 2005 su casa de Ixtapan de la Sal, en el central Estado de México, a un contratista del Gobierno, dijo este miércoles su oficina al responder a una nota publicada por The Wall Street Journal.

La Presidencia señaló en un comunicado que dicha residencia está incluida en las declaraciones patrimoniales de Peña Nieto como gobernador del Estado de México y ahora en su calidad de presidente, en la que “no le corresponde participar en los procesos de asignación de contratos”.

El rotativo The Wall Street Journal reveló el martes que Peña Nieto compró en 2005, unas semanas después de haber asumido como gobernador, una casa por $372,000 al empresario Roberto San Román.

Según la investigación, la constructora de San Román obtuvo contratos de obras públicas por más de 100 millones de dólares en el Estado de México durante la administración de Peña Nieto (2005-2011) y al menos once más desde su llegada a Los Pinos a finales de 2012.

LEA ADEMÁS:

Las dos caras de Peña Nieto en EEUU

Los derechos humanos en México

2015: un año definitorio para México

México: las crisis que acabaron con la euforia del “Mexican Moment”

La Presidencia señaló, “a manera de contexto”, que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes ha otorgado durante este mandato “6,534 contratos a más de 4,000 empresas, en los términos de la legislación”.

Destacó que “las empresas mexicanas o extranjeras que cumplan los requisitos legales pueden participar en los procesos de contratación con el Gobierno Federal”.

En ese sentido, indicó que la constructora de San Román “participó en términos de la ley aplicable en los procesos de contratación y los mismos fueron resueltos conforme a la ley”.

En declaraciones a Radio Fórmula, el portavoz del Gobierno, Eduardo Sánchez, aseguró que Peña Nieto no tiene “ninguna propiedad fuera de lo está en su declaración patrimonial” ni ha hecho nada “que pudiera ensombrecer” su reputación.

En las últimas semanas Sánchez ha tenido que salir a los medios para responder a varios escándalos, entre ellos la cancelación de la licitación del tren de alta velocidad entre la capital y la ciudad de Querétaro por las críticas lanzadas a un proceso que contó con un solo participante.

Además, el portavoz salió al paso de los señalamientos realizados por el origen de una lujosa propiedad de la primera dama, Angélica Rivera, y otra del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ambas compradas a un contratista del Gobierno.

El presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, consideró “terrible” estos escándalos por el “déficit de confianza, de credibilidad” en el Gobierno y añadió que los “conflictos de intereses no han sido explicados “satisfactoriamente” a la ciudadanía.

Con información de EFE