Obama pide el fin del embargo contra Cuba pero no tiene apoyo republicano

Sólo el Congreso puede levantar el embargo contra el regimen de la isla
Obama pide el fin del embargo contra Cuba pero no tiene apoyo republicano
Obama pidió el fin del embargo en el Estado de la Unión
Foto: EFE

Washington — El presidente Barack Obama pidió anoche al Congreso que inicie su labor para eliminar por completo el embargo contra Cuba, pero su propuesta ha caído en oídos sordos entre los republicanos.

Durante su discurso sobre el “Estado de la Unión”, Obama defendió las medidas que entraron en vigor el viernes pasado para aumentar el comercio, los viajes y remesas a la isla, argumentando que la política del embargo como medida de presión ha sido un fracaso.

“En Cuba, estamos acabando con una política que hace tiempo tuvo su fecha de vencimiento. Cuando lo que estás haciendo no funciona durante 50 años, es hora de probar algo nuevo”, argumentó Obama, cuyas medidas se han ganado elogios de la comunidad internacional pero afrontan la oposición de la mayoría de los líderes republicanos en el Congreso.

Como parte de la delegación de más alto nivel a Cuba en 35 años, la subsecretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, inició el miércoles en La Habana la siguiente ronda del diálogo migratorio entre EEUU y Cuba.

El jueves liderará reuniones para analizar formas de comenzar la normalización de las relaciones diplomáticas.

EEUU ha reconocido que, tras varias décadas de desconfianza y recriminaciones mutuas, este deshielo será un proceso largo y difícil, por lo que nadie aventura precisar cuándo se abrirá la embajada norteamericana en Cuba.

En la plétora de retos sobre la mesa figuran el embargo y la inclusión de Cuba en la lista de países que, según Washington, patrocinan el terrorismo, aunque en la actualidad las autoridades estadounidenses revisan este punto.

Sólo el Congreso puede levantar el embargo y, predeciblemente, líderes republicanos han rechazado de antemano la propuesta de Obama, por considerar que ésta solo premia al régimen castrista y no logrará mejoras en los derechos humanos ni cambios democráticos en la isla.

Para destacar este punto, los republicanos invitaron a líderes de la disidencia en Cuba, incluyendo a Jorge Luis García Pérez, quien estuvo preso durante 17 años, y a Rosa María Payá, hija del activista Oswaldo Payá, quien falleció en un accidente automovilístico en 2012 que, según los republicanos, ha quedado impune.

El senador republicano por Florida y posible candidato presidencial en 2016, Marco Rubio, envió el miércoles una carta al Departamento de Estado exigiendo que no se normalicen las relaciones con Cuba si no hay avances en los derechos humanos; la extradición de terroristas y fugitivos, y la resolución de casos relacionados con expropiaciones de estadounidenses.

Pero las medidas anunciadas por Obama el pasado 17 de diciembre encuentran un creciente apoyo entre grupos progresistas y sectores del exilio cubano.

Según una encuesta reciente de Latino Decisions, el 44% de los votantes latinos en Florida apoya un cambio en la política estadounidense para aumentar el acercamiento con Cuba.

El grupo CubaNow lanzó anoche una petición ciudadana en internet para presionar al Congreso a que ponga fin al embargo y apruebe leyes acordes con la nueva política exterior hacia Cuba.

La petición pide ampliar los contactos de “persona a persona” y los recursos hacia la sociedad civil y el pueblo cubano, con la idea de crear incentivos para que el gobierno de La Habana aumente las reformas políticas y económicas.