Perros educados

Consejos para entrenar al integrante de cuatro patas de la familia
Perros educados
La entrenadora Casey Newton enseña a la mascota Jackson a saludar.
Foto: Cortesía

patricia.prieto@laopinion.com

¿Es tu perro una mascota descontrolada, destructora, desobediente, ensuciadora y antisocial? Si tu respuesta es positiva, quiere decir que no has cumplido con tu obligación de educar al integrante de cuatro patas de la familia.

Y es que hoy en día los perros no sólo son vigías, se han convertido en otro integrante de la familia que vive dentro de casa, ofreciendo afecto y compañía y, a veces, hasta son los ojos de los no videntes, los oídos de quienes no escuchan y el botiquín de emergencia de enfermos de epilepsia, diabetes u otros males.

Ante el nuevo rol de este animal, la entrenadora de perros Stephanie Webster, de Canyon View Ranch, California, dice que entrenar a los caninos es importante “para que sean buenos integrantes de la familia”.

“La gente que no entrena a sus perros lidia con mascotas destructoras de muebles, zapatos, alfombras u otros objetos de la casa y, ante la mala conducta, los devuelve a los shelters; un acto innecesario si se cumple con la básica obligación que debe tener el amo del perro de educar al nuevo integrante de su familia”, apunta Webster, quien también entrena caballos y otros animales domésticos.

Para la entrenadora Casey Newton, fundadora de Wonder Puppy Parenting Center (con sede en Portland, Oregon), “un perro que está bien entrenado y socializado es menos probable que sea temeroso, agresivo… y, por lo tanto, es más divertido para vivir”.

¿Puede entrenarse los perros de cualquier raza? ¡Sí!, responde Newton, miembro activo por muchos años de la Association of Professional Dog Trainers (APDT): “Desde chihuahuas a los pit bulls y grandes daneses. Todas las razas de perros pueden ser brillantes si se les da la oportunidad de aprender”.

El gran error al adquirir una mascota es no creer en su capacidad de aprendizaje y modificación de conducta. “Cuando un perro falla, por lo general es porque hemos fallado nosotros [como amos]”, resalta Newton.

Para tener una mascota bien comportada, la especialista en el entrenamiento de caninos en edades de cachorro dice que ser requiere:

  • Alimentar al perro con una dieta saludable
  • Establecerle un horario de ejercicios y descanso balanceado
  • Saber cómo controlar su comportamiento (prevención)
  • Reforzar de manera positiva su buen comportamiento
  • Proporcionarles buen trato y afecto

“Cuanto más tiempo de calidad le damos a nuestros perros, más posibilidades hay de tener éxito en su educación y más vamos a a disfrutar del proceso de su formación”, señala Newton.

Para un entrenamiento exitoso, Newton recomienda:

  • Hacer ejercicio con el perro antes de comenzar su clase de entrenamiento de obediencia.
  • Adecuar en la casa un área segura y aprueba de mascotas.
  • Limitar el área donde vive y se entrena.
  • Evitar que el cachorro se exponga a situaciones abrumadoras.
  • Establecer reglas claras, consistentes y justas.

“Los cachorros son típicamente destructivos porque están aburridos, tienen demasiada energía o están en su etapa de dentición”, anota Newton.

Y para prevenir esto, la experta en mascotas aconseja:

  • Asegurarse que el perro haga ejercicio todos los días (al menos una hora de cardiovascular).
  • Eliminarle el acceso a cosas que no quieres que mastique. Resulta buena idea comprarle al canino sus propios juguetes.
  • Limitarle su espacio de tránsito dentro de la casa. Para ello están los corrales y puertas de seguridad como la de los bebés.
  • Proporcionarle varias veces al día los ejercicios de entrenamiento.

Entre las 8 y 10 semanas de edad, o tan pronto ingreses a tu perro a casa. “El período de aprendizaje crítico termina a las 16 semanas de edad, al igual que el gran impacto en el desarrollo mental y emocional de un perro”, explica la entrenadora Casey Newton.

“El perro ofrece un amor incondicional porque ama a sus amos sin importarle su condición. Los ama por quienes son, así es como deberíamos amar a los perros, por ser perros”, suele decir el reconocido entrenador de caninos César Millán en sus talleres sobre cómo convivir mejor con los caninos.