Vince Lombardi, un trofeo con raíces en Brooklyn

El primer entrenador en ganar el Super Bowl es recordado por pocos y reconocido por su lucha por la igualdad
Vince Lombardi, un trofeo con raíces en Brooklyn
La NFL entregó el trofeo con el nombre Vince Lombardi por primera vez en el Super Bowl V.
Foto: Getty Images

El frío que sopla hace que los dos jóvenes parados en la acera metan las manos a los bolsos de sus chaquetas mientras esperan a que la caravana de autos rodando frente a ellos despeje el cruce de la calle 17 y la avenida Jerome en Sheepshead Bay, Brooklyn.

Apenas pasa el último auto, los muchachos ya llevan dos pasos de marcha sobre el camino. Como si nada, dejan atrás la banqueta y el pedazo de historia del fútbol americano inscrito en ella.

“EN MEMORIA DE VINCE LOMBRADI: 1913-1970. Tributo de la Cámara de Comercio de Sheepshead Bay, 1974”, lee la placa incrustada en la isla peatonal en la que unos arbustos secos le hacen compañía.

Así como los dos chicos que recién lo hicieron, la gente que camina por el área sigue de largo sin notar que ahí se le rinde homenaje al hombre que al dirigir a los gloriosos Green Bay Packers de la década de 1960 forjó el modelo a seguir para todos los entrenadores del deporte de las tacleadas.

EL CAMINO AL SUPER BOWL

Si esa placa está ahí, aferrándose al presente aunque el olvido la arrastre, no es de mera casualidad. Fue en este rincón de Brooklyn donde Lombardi creció; donde se volvió una figura, y donde recibía el cariño de la gente.

Las cosas han cambiado en esta esquina del condado. Los Lombardi eran una de las tantas familias italianas que vivían en el área. Hoy, el vecindario es mayoritariamente habitado por inmigrantes de Europa del Este que ignoran quién fue Lombardi o qué fue lo que hizo.

Su labor en el fútbol americano fue tan grande que le pusieron su nombre al trofeo que el comisionado de la NFL entrega cada año al ganador del Super Bowl. Después de todo, su equipo fue el primero en ganarlo en sus primeras dos ediciones en 1967 y 1968.

Más allá de la esquina que guarda su nombre para el recuerdo, la huella de Lombardi es profunda en varios puntos de la región neoyorquina y nos cuenta el ascenso de uno de los referentes inmortales del emparrillado.

Antes de ser entrenador, Lombardi fue un destacado hombre de línea ofensiva a pesar de ser considerado muy pequeño para el puesto, apenas medía 5’8” y pesaba 180 libras. Su talento y determinación le merecieron una beca en la Universidad Fordham, en El Bronx.

Ahí se le recuerda como parte de la línea ofensiva que se llamó “Los Siete Bloques de Granito” y que ayudó al equipo ser contendiente entre 1936 y 1937.

Años después de graduarse, encontró su camino al mando de equipos de fútbol americano hasta que, en 1954, fue contratado como asistente del entrenador de los New York Giants, Jim Lee Howell. Junto con él, estaba otro asistente de nombre Tom Landry. Ese grupo llevó a los Giants al campeonato de la NFL en 1956.

Lombardi y Landry pasarían a la historia como dos de los mejores entrenadores de la historia. Pero a comparación de su colega, Lombardi, hijo de inmigrantes italianos, tuvo que enfrentar la discriminación hacia su gente en su búsqueda de horizontes más amplios.

En los perdedores empacadores de Green Bay (1-10 en 1958), Lombardi encontró la organización perfecta para construir su leyenda ganadora y para luchar contra el “Jim Crow” (las políticas escritas y no escritas de discriminación racial en Estados Unidos).

El legendario Lombardi ganó cinco campeonatos, incluyendo los dos súper tazones, al mando de los Empacadores, transformando la forma en que se juega el deporte e inculcándole valores en sintonía con los tiempos que se vivían en los 60’s, cuando Martin Luther King Jr., Malcolm X y otros luchaban por las comunidades de color.

Lombradi fue más que fútbol y su trofeo, que disputarán este fin de semana los Seattle Seahawks y los New England Patriots, festeja el legado de un hombre que pensaba que la dedicación al trabajo y el respeto a la gente eran la base del éxito.

  • La escuela pública P.S. 204, en Bensonhurst, Brooklyn, lleva su nombre
  • Fue entrenador en jefe apenas 10 temporadas
  • Nunca tuvo una campaña perdedora
  • Fue entrenador de los Green Bay Packers y del equipo de Washington
  • Antes de ser entrenador en los emparrillados, fue entrenador de baloncesto en una escuela high school, donde también enseñaba latín, química y física.
  • Para relajarse, le gustaba ordenar los armarios y leer libros de cocina
  • Era amigo del general Douglas McCarthur, uno de los principales mandos militares en la Segunda Guerra Mundial
  • Entrenador del año en 1959 y 1961
  • Campeón del Super Bowl I y II
  • Seis veces campeón de la NFL (1956, 1961, 1962, 1965, 1966, 1967)
  • Marca en temporada regular 96–34–6
  • Marca en postemporada 9-1

Vince Lombardi es considerado un ejemplo de mentalidad ganadora. Sus frases se hicieron célebres y ahora se usan para motivar a otros a luchar por el éxito. Aquí algunas de sus frases más célebres.

  • “Ganar no lo es todo, es lo único”
  • “Cuanto más trabajas, más difícil es rendirse”
  • “Mídete con los grandes y serás un grande”
  • “No se trata de las veces que te tiran al suelo, sino de las veces que te levantas”
  • “La confianza es contagiosa igual que la falta de ella”
  • “Si no importa quién gana o pierde en el juego, ¿entonces por qué llevan la cuenta en el marcador?”
  • “Si te gusta ganar, pero crees que no puedes vencer, es casi un hecho que vas a perder”

Lombardi dejó a los Packers para entrenar a Washington apenas una temporada en 1969 y tuvo una marca de 7-5-2.

Tras negarse varias a veces a acudir al médico por los malestares estomacales que lo aquejaban, fue internado finalmente en Junio de 1970. Se le descubrió un cáncer terminal en el recto. Murió el 3 de septiembre de 1970 a los 57 años de edad.

Se le cambió el nombre al trofeo para honrar la memoria del entrenador que lo ganó por primera vez. La NFL anunció su decisión en 1970, año de su muerte, y lo entregó por primera vez bajo el nombre de Lombardi en el Super Bowl V que ganaron los Baltimore Colts 16-13 a los Dallas Cowboys.