Slam Dunk: hasta el fútbol la ha clavado (Video)

La volcada es la especialidad de los voladores de la NBA con la que algunos se han hecho leyendas

Slam Dunk: hasta el fútbol la ha clavado (Video)
Harrison Barnes de los Golden State Warriors durante el concurso de clavadas del All-Star Weekend del año pasado.
Foto: Ronald Martinez / Getty Images

La llaman clavada, volcada, canastón, el slam dunk. Es el momento del partido en que el jugador de baloncesto se dispara al reino de los voladores de combate en su caza por someter al enemigo con dos puntos.

Aunque a cada jugador le llega el momento de hacer una de estas entregas a domicilio, existe un selecto club de jugadores que han elaborado una firma distintiva que los han puesto en la predilección de la gente.

Algunos de ellos son genuinas leyendas del baloncesto de la NBA, mientras que otros fueron figuras de un momento y nada más. De todos nos acordamos de cualquier manera.

Y es que ambos han sido personajes que han llevado los vuelos hacia la canasta a niveles cada vez más increíbles, especialmente durante el concurso de clavadas, el slam dunk contest, que se celebra la noche antes del Juego de Estrellas.

Si bien es un movimiento que tiene historia en el baloncesto profesional, las primeras grandes memorias de las volcadas las personificó Julius Erving, el ‘Dr. J’, que es recordado por sus vuelos hacia la canasta a finales de los 70s.

Y aunque parecía que ya no se podía volar más alto, sus proezas fueron perfeccionadas en los ascensos de la generación de los 80’s que encabezaron nombres como Michael Jordan (Alias Su Majestad del Aire/AKA His Airness), Dominique Wilkins y el chaparrito Spud Webb, que apenas medía 5’7” (1.70m) pero sabía volcarla con autoridad y acrobacia.

Aunque el nivel ha variado durante los años, el torneo de clavadas ha visto momentos de empujan más lejos la imaginación de lo imposible, el vuelo de Jordan, y lo divertido, como el giro de 360 grados en el aire de Amar’e Stoudemire para clavar un balón que le pasó Steve Nash con un pase de cabeza muy futbolero.