Aprueban neutralidad de internet y será un servicio público

La decisión indica que no habrá vías de alta velocidad en Internet para las empresas y organizaciones que puedan pagarlas
Aprueban neutralidad de internet y será un servicio público
Votación se saldó sin sorpresas con tres votos a favor y dos en contra
Foto: Morguefile

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) aprobó el jueves la proposición de considerar internet como servicio público, una decisión clave que permitirá aumentar la regulación para garantizar el carácter abierto de la red y evitar los llamados “canales rápidos“.

La votación se saldó sin sorpresas con tres votos a favor y dos en contra, con el respaldo de los miembros demócratas, entre ellos el presidente del organismo, Tom Wheeler, y la oposición de los republicanos.

La decisión indica que no habrá vías de alta velocidad en Internet para las empresas y organizaciones que puedan pagarlas. El tráfico se tratará igual para todos y los proveedores de Internet no podrán interferir con quien suscriba su servicio. Es decir, se confirma la llamada y discutida “neutralidad de la red”.

El presidente Barack Obama ya dijo el pasado mes de noviembre que su Administración iba a defender la neutralidad de la Red para que ninguna empresa tuviera que pagar a un proveedor para hacer llegar sus servicios. Actualmente, por ejemplo Netflix tuvo que cerrar acuerdos con varios proveedores de Internet para que no se retrasara la emisión de sus películas.

La neutralidad de la Red ha abierto un debate que ha durado años y en los últimos meses ha generado cuatro millones de comentarios a la FCC (un récord) por parte de empresas proveedoras del servicio, de contenidos, emprendedores y usuarios.

Los proveedores como Comcast, Verizon o AT&T dicen que regular así la banda ancha puede desincentivar la inversión y por tanto la innovación. Las empresas en la Red quieren la neutralidad porque elimina barreras a las start ups y los usuarios no quieren pagar más por el servicio.

La acción de Wheeler puede, no obstante, no zanjar el debate ya que no es del agrado de los conservadores en Washington que pueden intentar pasar legislación para parar los pies de la FCC. El otro escenario es que las empresas proveedoras pueden, además, demandar a la Comisión.