La justicia tarda a veces, pero llega

El 17 de febrero, víspera de la apertura de la inscripción en DACA y DAPA, las dos órdenes de acción diferida sobre inmigración del Presidente Barack Obama, un juez federal de Texas hizo lugar a una demanda de ese estado y otros 25 más y dejó en suspenso la segunda y más reciente de esas dos órdenes presidenciales.

La decisión del juez Andrew Hanen fue un duro golpe para unos cinco millones de inmigrantes indocumentados y un disparo por elevación contra la política inmigratoria de la Administración Obama. En ese sentido, es sugestivo que la decisión se anunciara el día antes del inicio de los trámites, para los que tantas personas y tantas organizaciones y organismos se habían estado preparando desde el 20 de noviembre, cuando la Casa Blanca anunció oficialmente DAPA.

En la Hispanic Federation y nuestras 90 organizaciones comunitarias no sólo tenemos la convicción de que finalmente se hará justicia y se convalidarán ambos programas de acción diferida, sino que seguiremos informando, educando y ayudando a los inmigrantes afectados por la decisión del juez Hanen.

La primera orden ejecutiva sobre inmigración que aprobó el Presidente Obama en 2012 fue DACA, que beneficia a los inmigrantes indocumentados que llegaron de niños traídos por sus padres y que desde entonces pueden estudiar y trabajar, al menos durante el tiempo que dure DACA.

DAPA, que anunció el Presidente en noviembre pasado, es la Acción Diferida para los inmigrantes indocumentados que son padres de ciudadanos de nacimiento y residentes documentados. La decisión del juez dejó en suspenso esa orden presidencial más reciente, pero NO afectó a DACA, de manera que los beneficiados por DACA pueden continuar con sus trámites y gestiones.

Cientos de expertos en derecho han señalado que el derecho y los precedentes históricos dan al Presidente amplia discreción sobre cómo han de interpretarse y hacer cumplir las políticas de inmigración del país.

Por lo tanto, nos mantendremos a la espera activa. Es decir, seguiremos ayudando a los interesados en DACA, y preparándonos para la reanudación del proceso de inscripción de DAPA.

DAPA beneficia fundamentalmente a los padres o madres de ciudadanos o residentes estadounidenses que hayan vivido de manera ininterrumpida en el país como inmigrantes indocumentados desde el 1 de enero de 2010.

Los que quieran más información o ayuda sobre DACA y DAPA, pueden llamar a la línea gratuita de la Hispanic Federation, al (866) 432-9832 o consultar nuestro sitiowww.hispanicfederation.org