Las hijas necesitan a sus padres por estas razones

El vínculo con la madre es muy importante, pero la relación con el padre no lo es menos

El padre brinda seguridad y confianza a los hijos.
El padre brinda seguridad y confianza a los hijos.
Foto: Morguefile

“Nuestro padre era nuestro héroe, nuestro modelo a seguir, mi primer amor, amor que sentía cuando todavía no sabía lo que significaba. Amor que ya buscaba en la cuna y amor que aún busco y que espero que vuelva a casa a nuestro lado. El amor más grande e incondicional que se puede sentir es el de un padre enamorado de sus hijos”, fueron las palabras de Carlota Vilanova, durante el funeral de su padre que fue entrenador del equipo de fútbol F.C. Barcelona, Francesc ‘Tito’ Vilanova, quien murió a consecuencia del cáncer.

Parecería que el heroísmo y la grandeza son virtudes de ficción que nadie consigue y que en la vida cotidiana son más una ilusión que una posibilidad. Sin embargo, no es así. El hombre que tiene la fortuna de ser padre tiene la posibilidad de trascender el amor que tiene por sus crías.

Meg Meeker, autora de Padres fuertes, hijas felices, Editorial Ciudadela, explica que las hijas necesitan el apoyo y amor que sólo los padres pueden brindarles y que, a diferencia de lo que se puede creer sobre la poderosa imagen materna, ellas no son indiferentes en presencia de sus papás, “no se pierden ninguna de sus palabras”, enfatiza y agrega que el vínculo entre ellos es un factor muy significativo a lo largo de la vida de las niñas, ya que éste será un punto de partida para un sinfín de decisiones que ellas tomen.

La especialista explica que es fundamental que los papás no sólo se revelen ante el rol exclusivo de proveedores, sino que también estén sensibles ante la oportunidad que tienen cuando están cerca de sus hijas. Comparte que el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos publicó un estudio a final de la década de los 90 en el que se expone que las hijas que perciben que sus padres se preocupan por ellas y que se sienten unidas a ellos, muestran un menor índice de suicidios y menos problemas psicológicos como depresión, baja autoestima y uso de sustancias nocivas, además de que las chicas que tienen padres protectores son el doble de constantes en sus estudios.

Asimismo, la especialista afirma que la hija puede aprender el concepto de autoestima y las relaciones con los chicos en función de lo que ve en el actuar de su papá en estos temas y, más importante todavía, en relación del vínculo de su padre con ella. Por lo que en la vida cotidiana está el mejor momento para que papá se convierta en héroe y logre que el amor salve, construya y fortalezca la vida de sus hijas.

Meg Meeker comparte un mensaje para quienes saben de la grandeza que lleva consigo comprometerse con su paternidad y que sin embargo dudan de cómo hacerlo: “No es necesario que se lean todos los trabajos y libros de psicología para saber lo que tiene que hacer. Todo lo que su hija necesita es que pase tiempo con ella. Hágase a la idea de que usted es el campamento base de la vida de su hija. Ella necesita un lugar para pararse y situarse, para reorientarse y recordar quién es, de dónde partió y a dónde se dirige. Necesita un lugar para descansar y recuperar la energía. Usted es ese lugar”, finaliza.

Colaboración de Fundación Teletón México

“Sé responsable de tu destino”

mlopezs@teleton.org.mx