Divulgarán informe oficial de causas de explosión en East Harlem

A un año de la tragedia, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte presentará sus hallazgos

Divulgarán informe oficial de causas de explosión en East Harlem
Flores y fotos de víctimas fueron colocadas sobre una valla en el lugar de la explosión.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

NUEVA YORK – A un año de la explosión en East Harlem, parece que por fin se emitirá el informe oficial definitivo sobre las causas de la tragedia que dejó ocho muertos y decenas de heridos. La oficina de prensa de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) indicó a El Diario que esta semana entregaría el informe en el que se nombraría a los responsables de la explosión que derrumbó dos edificios.

Los afectados están a la espera de los resultados de la investigación, mientras sopesan las acciones legales que envuelven a docenas de abogados y millones de dólares que se reclamarán en las cortes estatales.

Algunos abogados consultados por este periódico anticipan que la responsabilidad apuntaría a la empresa ConEdison, dueña de las tuberías de gas, a la ciudad por fallar en la supervisión de las redes, y en menor medida, a los dueños de los edificios.

Ya ConEdison entabló una demanda contra la ciudad hace varios meses, como medida preventiva, mientras que pocas demandas se han puesto en marcha hasta el momento, en espera del resultado de la investigación de la NTSB. Se estima que una vez se ponga en marcha el litigio, en que está involucrada la Contraloría de la ciudad, puede durar hasta cuatro años.

LEE TAMBIÉN:

NYC con 11,000 millas de tuberías de gas propensas a escapes

Investigan tuberías de gas de explosión en East Harlem

NYC necesita $47,000 millones para arreglar infraestructura

Centenarios y llenos de problemas edificios destruidos en East Harlem

David Lesch representa a los herederos de Griselde Camacho, la guardia de seguridad del Hunter College que murió en la explosión, al igual que su madre Carmen Quiñones, quien resultó herida, y planean demandar a la ciudad y a ConEdison.

“Ahora esperamos que salgan los resultados de la NTSB para redondear nuestra demanda. Sostendremos que la Ciudad debió haber hecho un mejor trabajo manteniendo su infraestructura. Además, ConEdison debió tener alguna información sobre la fuga de gas o cómo manejó la información”, indicó el abogado. “Los abogados de la ciudad y los de ConEdison se señalan los unos a los otros. Nosotros creemos que la responsabilidad debe ser compartida”.

Igual ocurre con el caso de Liseth Pérez, una editora de El Diario quien habitaba en uno de los edificios derrumbados y cuyo esposo Andreas Panagopoulus falleció en la tragedia. “Si el reporte libra a la ciudad y a ConEdison, todo cambiaría pues ni los caseros ni sus aseguradoras podrán responder por las multimillonarias demandas que involucran no sólo a los sobrevivientes y familiares de los fallecidos, también a otras personas que presentan casos diversos”, indicó su abogado, Stavros Sitinas.

Pérez explicó que la querella puede cambiar dependiendo de a dónde apunte la culpabilidad: la ciudad, ConEdison o los dueños de los edificios.

Por su parte, el abogado Robert Vilensky, que representa a 12 afectados que no vivían en los dos edificios, dijo que presentaría las demandas antes del viernes 13. Explicó que cuando se demanda a la Ciudad de Nueva York primero tiene que avisarse. Ya la ciudad realizó audiencias el año pasado en las que sus abogados escucharon los casos. Después de eso, ahora se puede presentar la citación y la demanda (summons and complaint).

Vilensky precisó que, en sus querellas, se pedirá compensación por parte de las tres partes involucradas. La mayoría de las personas que representa sufren de estrés postraumático. El abogado describió el caso de José Vargas, que viajaba en un bus cuando ocurrió la explosión. “Cayó al suelo y su vida no ha sido la misma desde entonces”, sostuvo.

“Una mujer que vive en un edificio cercano demanda porque su hijo pequeño sufría de déficit de atención y el último año se ha vuelto aún más aislado. La tragedia agravó la condición médica”, agregó Vilensky.

También habló de María y Alex Meléndez, madre e hijo, quienes también tenían problemas emocionales que se han agravado. “Hay estrés adicional y es difícil enfrentar la vida diaria. Te llenas de miedos, caminas frente a un edificio con temor”, dijo.

Vilensky también representa a dos profesoras y a un asistente de una escuela cercana, quienes igualmente sufren de estrés postraumático. Una de ellas también se cayó y sufrió pérdida auditiva.

Michael S. Lamonsoff, que representa a 13 personas que estaban en edificios vecinos que resultaron afectados o a gente que pasaba o trabajaba cerca, es de los pocos que no esperó el reporte de la NTSB, y fue uno de los primeros en presentar demandas.

“Represento a personas que ha sufrido de problemas respiratorios o pulmonares, fracturas, problemas en las articulaciones, estrés postraumático. Algunos habían olido el olor a gas desde dos días antes”, dijo el abogado, quien anticipa que todos los casos se van a canalizar con un solo juez.

La oficina de prensa del contralor Scott M. Stringer reiteró que los individuos que deseen demandar a la ciudad primero deben presentar una notificación de la reclamación en esa oficina. Desde hace un año, se han recibido 299 notificaciones relacionadas con la explosión.

ConEdison sólo se pronunciará después que salga el reporte de la NTSB, según afirmó Alan Drury, de la oficina de medios de la compañía de electricidad. El portavoz enfatizó que no comentarán sobre las demandas en curso en contra de ConEdison o por qué esa compañía decidió introducir una demanda en contra de la ciudad por el caso.

Por su parte, la vocera de prensa de la alcaldía, Maibe Ponet, también declinó comentar sobre las querellas que enfrenta la ciudad, alegando que el departamento legal no responde sobre litigios en curso.