Adolescente embarazada, ¿y ahora qué?

Si conoces un caso de embarazo adolescente, es útil que conozcas las recomendaciones médicas para mantener saludable a la madre y al bebé
Adolescente embarazada, ¿y ahora qué?
Lo más importante para una adolescente embarazada es darle apoyo familiar y médico.
Foto: Archivo

Desde el punto de vista médico hay circunstancias que ponen en riesgo la vida de la mujer cuando el embarazo se da en la adolescencia. Sin embargo, con un buen control prenatal y una adecuada vigilancia médica, puede concluir exitosamente, indica la especialista Josefina Lira Plascencia.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, cuando la gestación se da entre los 10 y los 19 años es llamado embarazo adolescente, y de adolescencia temprana si se presenta entre los 10 y los 15 años, que conlleva más riesgos y complicaciones.

En todos los casos, son considerados de alto riesgo debido a que el cuerpo de la joven está en pleno crecimiento, por lo que los requerimientos nutricionales son muy altos y diferentes a los que tiene una mujer embarazada de mayor edad. Y en voz de la especialista, las chicas no suelen acudir al médico en las primeras etapas de gestación, incluso nada más lo hacen para el alumbramiento, situación que puede afectar su estado de salud.

La importancia de tener control prenatal es supervisar los riesgos más comunes en el embarazo adolescente como:

Infecciones genitourinarias (infecciones vaginales).

Nacimiento prematuro, incrementando los riesgos para el estado de salud del bebé.

Preclampsia (hipertensión durante el embarazo).

• Supervisión y control de otras enfermedades como diabetes, leucemia, lupus, entre otras.

Control de peso, muy importante pues si no ganan el peso requerido hay un riesgo del 25% de que el nacimiento sea prematuro.

En palabras de la doctora Lira Plascencia lo ideal es que las adolescentes reciban una atención multi e interdisciplinaria durante todo su embarazo. Que incluya:

1. Atención psicológica, para que lleve a cabo la contención de la repercusión psicológica del embarazo.

2. Asesoría de un nutriólogo para controlar la ganancia de peso adecuada.

3. Infectólogo, que cuide que no haya ninguna infección de transmisión sexual.

4. Control por parte de un ginecólogo del embarazo hasta el término del mismo, así como para que reciba asesoría sobre el control prenatal, que le ofrezca la posibilidad de recibir información de anticoncepción para no volver a embarazarse tan rápido y la ayude a volver a ser madre en las mejores circunstancias posibles.

5. Trabajo social, para identificar situaciones de violencia o inequidad que ponga en riesgo la salud emocional y física de la chica.

La experta recomienda que, una vez corroborado el embarazo, se le brinde apoyo familiar a la joven, porque de ello depende que tenga acceso de manera temprana a un médico; que un adulto la acompañe a las consultas, ya que por su edad muchas veces no tiene noción de la responsabilidad y pueden seguir o no las indicaciones; así como concientizarla sobre la importancia de evitar el consumo de alcohol, cigarros, drogas.

“Debo insistir en que la única intervención eficaz y adecuada para tener un buen embarazo y un óptimo desenlace perinatal es acudir de manera temprana con el doctor para que éste lleve el control del embarazo, ya que precisamente por su edad, tienen necesidades que deben ser atendidas de manera específica”, finaliza la doctora Lira Plascencia.

Colaboración de Fundación Teletón México

“Sé responsable de tu destino”

mlopezs@teleton.org.mx

?>