“Operación Crosscheck” atrapó a inmigrantes sin crímenes

Grupo menonita denuncia arresto de pastor, y de centenares que no son “peligro público”
Sigue a El Diario NY en Facebook
“Operación Crosscheck” atrapó a inmigrantes sin crímenes
ICE reanudó las redadas periódicas denominadas “Operation Cross Check”
Foto: Archivo

Washington.- La reciente “Operación Crosscheck” atrapó en sus redes no sólo a “lo peor de lo peor”, como asegura el gobierno, sino también a inmigrantes con delitos menores e infracciones migratorias, y la Administración Obama debe investigar cada uno de los casos, según un informe divulgado este martes.

El Comité Central Menonita (MCC, en inglés) divulgó un informe en el que acusa a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de ignorar las nuevas prioridades de deportación delineadas por la Administración Obama en noviembre pasado.

La semana pasada, ICE anunció el arresto de más de 2,000 inmigrantes convictos, reinstalando así una redada periódica demoninada “Operation Cross Check”, e indicó haber arrestado para su deportación a lo “peor de lo peor”, pero entre ellos estaba el pastor Max Villatoro en Iowa –deportado ya a Honduras-, una abuelita y centenares de otros indocumentados que “no son una amenaza para la seguridad pública”.

“ICE nos dice que solo están arrestando a ‘lo peor de lo peor’, pero los datos simplemente no respaldan esas declaraciones. ICE está ignorando sus propias guías al deportar a individuos como el pastor Villatoro”, dijo la autora del informe Tammy Alexander, analista de la oficina en Washington de MCC.

Alexander se refiere a a la lista de prioridades de deportación establecidas por el Departamento de Seguridad Nacional.

Pero la realidad contrasta con la declaración del Presidente Obama indicando que las prioridades de deportación para el DHS “criminales, no familias”.

LEE TAMBIÉN:

Critican Alivios Migratorios ante arrestos de beneficiados por DACA

Familia exige regreso de estadounidense deportado por ser “morenito”

El informe, titulado “¿Lo peor de lo peor?”, destaca que casi la mitad de los 2,059 criminales arrestados por ICE entre el 1 y 5 de marzo pasados, o sea, unas 960 personas, tenían condenas por delitos menores. Y de los que tenían condenas por delitos graves, 476 tenían infracciones migratorias, al haber sido deportados anteriormente del país.

El documento destaca casos como el de una abuela identificada como “Ana”, que lleva más de 40 años en EEUU y que en el pasado tuvo problemas de drogadicción, ahora superados, o el del empresario Gustavo Villalpando Bolaños, dueño de un restaurante mexicano en Davenport (Iowa), que en 1997 enfrentó cargos de contrabando de indocumentados.

Según Alexander, hay pruebas de que los agentes de ICE recurrieron a tácticas cuestionables, engañando a la gente para entrar a sus casas y arrestarlos.

MCC, por lo tanto, pide que se investigue cada uno de los casos de los detenidos en la “Operación Crosscheck” y que tanto la Casa Blanca como el Departamento de Seguridad Nacional exijan rendición de cuentas de ICE sobre su cumplimiento de las nuevas prioridades de deportación.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes también ha pedido una investigación de la operación policial, pero con la intención de averiguar si ICE está deportando a criminales indocumentados con suficiente eficacia.

Consultada por este diario, la oficina de ICE no ha querido comentar sobre los pormenores de la operación y tampoco confirmó si, como señalan informes de prensa, entre los arrestados hubo al menos 23 “Dreamers” amparados al programa de “acción diferida” de 2012.

Tras la redada masiva, altos funcionarios de ICE indicaron que el 98% de los detenidos estaban dentro de las prioridades de DHS.