Sí se puede aumentar el salario mínimo

Sí se puede aumentar el salario mínimo
Eric Schneiderman, fiscal general de Nueva York.
Foto: suministrada / Fiscalía de Nueva York

Para traer justicia a los trabajadores y familias de bajos ingresos, las prácticas salariales y actitudes legislativas moralmente en bancarrota no deben detenernos. Las acciones judiciales de mi oficina y otros están teniendo un impacto, y la presión está creciendo. Recientemente mi oficina ha anunciado una serie de acciones judicialescontra  empleadores sin escrúpulos que engañan a sus empleados en el pago de sus salarios, propinas y horas extra. Desde enero de 2011, hemos recuperado más de $ 20millones para 17.000 trabajadores. Pero eso no es suficiente. El miércoles, trabajadores de comida rápida de todo el país protestaron contra los salarios mínimosdesmesuradamente bajos que dejan incluso empleados de tiempo completo por debajo del nivel  de pobreza e incapaces de mantenerse a sí mismos y sus familias.

Debemos utilizar todas las herramientas a nuestra disposición para elevar el nivel de vida de los trabajadores de bajos salarios. Aquí, en el Estado Imperio- lugar de nacimiento de las reformas laborales históricas promulgadas por el gobernador Al Smith tras el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist – una disposición de 55 años de antigüedad de nuestras leyes laborales crea la oportunidad de superar la parálisis y ofrecer un salario más justo para nuestros trabajadores en apuros.

Mientras que el salario mínimo en todo el estado es establecido por la Legislatura y el gobernador, la ley estatal dota al Comisionado de Labor del estado con la autoridad para investigar y aumentar el salario mínimo para cualquier ocupación si el comisionado determina que un número considerable de empleados “están recibiendo salarios insuficientes para proporcionar el mantenimiento adecuado y para proteger su salud”.

La ley explica en detalle cómo el comisionado debe proceder, a partir de la convocatoria de una “Junta de Salario” para investigar y hacer recomendaciones sobre los niveles salariales.

Este proceso se ha utilizado dos veces en los últimos años, de manera limitada, para aumentar los salarios de ciertas categorías de trabajadores. Está claro que es lícito que nuestro Comisionado de Labor aumentar los salarios mínimos, siempre se siga las pautas y los procedimientos del estatuto. Los tribunales de Nueva York han declarado reiteradamente que este proceso es constitucional.

Con el fracaso la propuesta del presidente Obama de aumentar  salario mínimo federal, la atención pasa a las leyes estatales y locales. Veintinueve estados y el Distrito de Columbia ya tienen salarios mínimos que superan los requisitos legales de salario federales; Seattle hizo historia mediante la promulgación de un plan para elevar su mínimo a $15.

Pero el progreso en Nueva York se ha estancado: La propuesta del gobernador para incluir un aumento del salario mínimo modesto en el presupuesto del Estado no fue promulgada, y el llamado loable del alcalde de Blasio para un alza del salario mínimo más sustancial en la ciudad fue adoptado sólo por la Asamblea Estatal.

El salario mínimo del Estado sigue siendo de un mísero $8.75 dólares por hora, y llegará a $9 a fin de año.

Como cuestión práctica, ante la perspectiva real de la acción por el Comisionado de Labor, es mucho más probable que los legisladores aprueben  un aumento que de otro modo podría estancarse durante años. Los legisladores guardan celosamente sus prerrogativas y, por mucho que algunos podrían oponerse a un aumento del salario mínimo, no van a querer que le arrebaten el tema de sus manos.

Los trabajadores de bajos ingresos tienen poder para iniciar el proceso. En una disposición de la ley, una solicitud de 50 empleados en cualquier ocupación obliga alcomisionado del trabajo para llevar a cabo una investigación sobre la adecuación de sus salarios. El propio proceso de investigación podría arrojar algo de luz en las luchas de los trabajadores de bajos salarios. Y cualquier examen justo de sus condiciones es casi seguro que requerirá un alivio.

Hace poco más de 50 años, cuando Lyndon Johnson esbozó sus prioridades como presidente, habló de sus experiencias personales con la pobreza y su deseo de muchos años para ayudar a los que sufrieron bajo sus cargas. “Ahora tengo esa oportunidad”, dijo, “y voy a develarte un secreto: estoy disupuesta a usarla”

El secreto sale a la luz: La Ley Laboral de Nueva York ofrece el poder de ayudar a los trabajadores de bajos salarios que no ganan lo suficiente para satisfacer sus necesidades básicas. Quizá sea el momento de usarlo.

Alrededor de la web