Inquilinos hispanos víctimas de caseros abusivos

Dos hermaos en Brooklyn destruyeron intencionalmente los edificios para empujar el desalojo de los residentes

Guía de Regalos

Inquilinos hispanos víctimas de caseros abusivos
Gloria Corea muestra su apartamento en el 98 de la calle Linden.

Nueva York — Pese a que sus caseros recurrieron a prácticas inescrupulosas y hostigamiento para expulsarla del apartamento que alquila desde hace 24 años, la nicaragüense Gloria Corea no desistió de su lucha por llevar su caso a los tribunales.

La mujer vivió 17 meses entre escombros, puertas bloqueadas y paredes por colapsar a raíz de los trabajos de reparación que resultaron ser una artimaña de los hermanos Joel (34) y Aaron Israel (37) para hacer inhabitable el apartamento de renta controlada, ubicado en el 98 de la calle Linden, en Brooklyn.

Corea recuerda que el 4 de junio de 2013, los propietarios del edificio le notificaron que repararían la cocina y el baño prometiendo un máximo de tres semanas para concluir las mejoras.

“Bloquearon todos los accesos con escombros. Todos esos meses nos duchamos en casa de la vecina, en el segundo piso”, comentó. “Podíamos ver el sótano desde los hoyos en el piso de la cocina”.

Gloria, de 67 años y quien vive con su hija, desembolsa $675 mensuales de alquiler, lo mínimo para el precio de mercado en el vecindario de Bushwick, uno de los más impactados por el alza de rentas a raíz de la gentrificación. En el área se puede pagar hasta $2,500 por un apartamento de dos habitaciones.

La Fiscalía de Brooklyn y autoridades de vivienda de Nueva York calificaron el caso de Corea y de cientos de inquilinos de los 10 edificios propiedad de los hermanos Israel , como “particularmente atroz”, porque se destruyó intencionalmente los edificios para empujar el desalojo.

Los caseros abusivos fueron arrestados el jueves y llevados a la Corte Suprema de Brooklyn, en donde se declararon no culpables de siete cargos, incluyendo fraude, robo, hurto mayor, presentación de documentos falsos y el desalojo ilegal.

El juez Danny K. Chun le impuso una fianza de $75,000 a Joel y una de $50,000 a su hermano Aaron.

“Se hizo justicia”, dijo Corea, mientras inspectores de vivienda de la Ciudad supervisaban el edificio. “La voz de los más pobres se escuchó”.

La Fiscalía indicó que los hermanos Israel ganaron entre $60,000 y $150,000 desalojando ilegalmente a los inquilinos que pagan entre $650 a $1,000 de renta, para alquilar a nuevos arrendatarios que desembolsan más de $3,500 al mes.