Reconoce el FBI que exageró evidencia en juicios

Durante décadas su unidad de análisis forense dio resultados para ayudar a la fiscalía

Durante dos décadas los examinadores de muestras de cabello en los laboratorios de la Oficina Federal de Investigación (FBI), la unidad élite de la agencia, dieron testimonios exagerados o erróneos en casi todos los juicios en los cuales aportaron evidencia en contra de acusados, según ha encontrado una investigación ordenada por el gobierno federal.
Tanto el Departamento de Justicia como del FBI han reconocido que casi todos sus examinadores exageraron la compatibilidad para ayudar a los fiscales.
Una investigación realizada por la Asociación Nacional de Abogados Defensores y el Innocence Project, a petición del gobierno federal, ha encontrado que en más de 95 por ciento de los 268 juicios revisados,  28 examinadores  de cabello en el microscopio del laboratorio del FBI  – de los 26 que participaron- dieron resultados erróneos para ayudar a la fiscalía.
Esta es la revisón más grande que se haya realizado en el país sobre evidencia forense dudosa en casos de individuos ya sentenciados.
Entre esos casos se encuentran 32 indiviudos sentenciados a muerte, 14 de los caules ya fueron ejecutados o murieron en prisión.
La Asociación Nacional de Abogados Defensores y el Innocence Project se han comprometido con el gobierno a entregar resultados tras la revisión de los 200 primeros casos de convictos.
Los errores del FBI por sí mismos no significan que no hubo otra evidencia de culpabilidad de los convictos. Los resultados de esta revisión están siendo compartidos con los acusados y fiscales estatales y federales en 46 estados y el Distrito de Columbia para que determinen si tienen posibilidad de apelar. Cuatro presos fueron previamente exonerados.
“Necesitamos una investigación exhaustiva sobre cómo el FBI y los gobiernos estatales que dependen de esos examinadores entrenados por el FBI y las cortes permitieron que esto pasara y por qué no lo detuvieron mucho antes”, dijo Peter Neufeld, cofundador de Innocence Projet.
La cuestión ahora, dijeron, es cómo responderán las autoridades estatales y los tribunales a los hallazgos que confirman los problemas que ya se sospechaban: técnicas forenses subjetivas basadas en patrones – como el pelo y comparación de marcas de mordidas- que han contribuido a condenas erróneas en más de una cuarta parte de 329 casos de exoneración de ADN desde 1989.
En un comunicado, el FBI y el Departamento de Justicia se comprometieron a seguir dedicando recursos para hacer frente a todos los casos y dijeron que “se comprometen a garantizar que los acusados afectados sean notificados de los errores del pasado y que se haga justicia en todos los casos.
El Departamento de Justicia y el FBI también se han comprometido a garantizar la exactitud de los análisis futuros de cabello, así como la aplicación de todas las disciplinas de la ciencia forense “.
El FBI está a la espera de completar todas las revisiones  para evaluar las causas, pero ha reconocido que los examinadores de pelo hasta 2012 han carecido de estándares escritos que definan las maneras científicamente apropiados y erróneas para explicar los resultados en los tribunales.