Alan Gross apoya nuevo comité político para ampliar comercio y viajes a Cuba

Alan Gross apoya nuevo comité político para ampliar comercio y viajes a Cuba
Alan Gross.
Foto: Getty

Washington.- Estuvo preso y en pobre estado de salud durante cinco años en una cárcel en Cuba pero ahora el subcontratista estadounidense, Alan Gross, sopesa regresar algún día a la isla para promover un “cambio constructivo” en las relaciones entre ambos países.

Por ahora, Gross se ha sumado a los esfuerzos de un nuevo “Comité de Acción Política” (PAC, en inglés), denominado “New Cuba PAC” (“Un PAC para la nueva Cuba”), cuyo objetivo es lograr la elección de líderes políticos que apoyen el comercio y la libertad de viajes a la isla.

“Este es un esfuerzo le envía un mensaje claro a los candidatos federales de que hay bastante apoyo bipartidista para una nueva política hacia Cuba, enfocada en promover el acercamiento entre los dos pueblos”, explicó a este diario Ric Herrero, director ejecutivo del grupo Cuba Now y uno de los dirigentes del New Cuba PAC.

Gross no está “amargado”

Gross no está dando entrevistas a la prensa pero, en febrero pasado, trasladó en una audiencia del Congreso de EEUU el mensaje de que su encarcelamiento en Cuba, entre diciembre de 2009 y el pasado 17 de diciembre, no ha mermado su deseo de forjar un cambio en la isla a través del desarrollo y el acercamiento con el pueblo cubano.

Su abogado, Scott Gilbert, aseguró al diario The Wall Street Journal que Gross no está “amargado” sino que quiere usar esa experiencia en Cuba “con buenos propósitos”, en concreto para “promover una relación más constructiva” entre ambos países.

Gross será el invitado de honor esta noche en un acto de recaudación de fondos para el nuevo PAC, que se llevará a cabo en la casa de Gilbert en Miami (Florida) y en el que, según el diario The New York Times, se aceptarán donaciones de entre mil y $5,000.

Lea también La misión comercial a Cuba

El otrora subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) fue arrestado en diciembre de 2009 y recibió una sentencia de 15 años en prisión por distribuir equipos de telecomunicaciones entre la comunidad judía.

Fue puesto en libertad como parte del deshielo entre EEUU y Cuba anunciado por el presidente Barack Obama el pasado 17 de diciembre.

En su página en Twitter, Gross aseguró recientemente que, según datos oficiales, EEUU “está perdiendo centenares de millones de dólares en comercio con Cuba debido al embargo”.

Elegir a políticos opuestos al embargo

El New Cuba PAC  busca aprovechar la apertura en las relaciones bilaterales y, de hecho, forma parte de una campaña coordinada por el grupo bipartidista “Engage Cuba”, que aboga por el levantamiento del embargo.

James A. Williams, otro de los dirigentes del nuevo PAC, considera que existe un momento oportuno para mejorar las relaciones con Cuba, tomando en cuenta que un creciente número de compañías quiere hacer negocios en la isla y que las encuestas de opinión revelan un mayor apoyo hacia la flexibilización del embargo, incluso entre líderes del exilio cubano.

Lea también Obama retira a Cuba de la lista de países terroristas

Cuba es otro punto de discordia en el Congreso

Mediante una orden ejecutiva, Obama levantó ciertas restricciones de viaje y de restricciones financieras a Cuba, si bien solo el Congreso puede levantar el embargo que data de 1962.

En la actualidad, sólo ciertos estadounidenses en 12 categorías pueden viajar a Cuba, y está prohibido el viaje por turismo. Quienes violan los reglamentos están sujetos a multas o sentencias carcelarias.

En enero pasado, el senador republicano por Arizona, Jeff Flake, presentó un proyecto de ley que, de ser aprobado por el Congreso, levantaría todas las restricciones de viaje. La medida no ha sido sometida a voto en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

En sentido opuesto, en la Cámara de Representantes, el legislador republicano por Florida, el cubanoamericano Mario Díaz-Balart, promueve desde la semana pasada una enmienda dentro de una ley de gastos presupuestarios que prohibiría los vuelos y cruceros a Cuba.