La demanda es ‘Libertad para Oscar’

López Rivera, un preso político que espera la clemencia de Obama, lleva 34 años en una prisión de Indiana
La demanda es ‘Libertad para Oscar’
Foto: Twitter

Washington.- No fue condenado por matar a alguien, pero el puertorriqueño Oscar López Rivera, a quien se le ha comparado con Nelson Mandela,  cumplirá este viernes 34 años en prisión, esperando la clemencia del presidente Barack Obama para regresar a la isla.
López Rivera, considerado el prisionero político con más tiempo tras las rejas en EEUU, purga en una cárcel de Indiana una sentencia de 70 años, tras ser condenado por sedición por sus vínculos con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).
La Oficina de Prisiones del gobierno federal aún no ha contestado a la solicitud de este diario para entrevistarlo.
Sin embargo, en entrevista telefónica desde Illinois, su abogada, Jan Susler, afirmó que López Rivera, un condecorado veterano de guerra del Vietnam, ahora de 72 años de edad, merece la clemencia sin demoras.
“Oscar solo quiere regresar a la isla, con su hija, su nieto, su pueblo. La gente ve su encierro como una traición a la democracia, una mancha para EEUU, y el presidente Obama puede dejarlo en libertad”, dijo Susler, especialista en derechos civiles y en casos de prisioneros políticos.
Susler recordó que en julio de 2013 Obama visitó la cárcel de Robben Island – donde pasó parte de su encierro Nelson Mandela-  y se mostró inspirado en la lucha contra el “apartheid” del fallecido líder sudafricano.
“Algunos señalan que Mandela y Oscar fueron condenados por lo mismo… ¿Cómo puede el presidente Obama mantenerlo en prisión siete años más que el tiempo que estuvo Mandela en prisión?”, subrayó la abogada.

Clemencia para López Rivera

 Los demás acusados en el caso contra López Rivera salieron en libertad hace 15 años, pero López Rivera incluso pasó 12 años en aislamiento solitario.
Aunque López Rivera rechazó una oferta del entonces presidente Bill Clinton – porque en su momento pensó que era lo correcto – posteriormente su defensa solicitó clemencia al gobierno de Obama en 2011, que sigue bajo revisión del Departamento de Justicia.
La abogada Debra Leff, en la Oficina de Perdones del Departamento de Justicia, no ha respondido a una solicitud de este diario para comentar sobre el caso.
Según los estatutos, el mandatario estadounidense puede ofrecer indultos o conmutar la sentencia de un prisionero. La Casa Blanca no suele comentar sobre revisiones judiciales en curso.

“Apoyo desbordante”

Susler señaló que existe un “desbordante apoyo” internacional para la excarcelación de su cliente, que viene de organizaciones dentro y fuera de Puerto Rico, incluyendo el Caucus Hispano del Congreso de EEUU, que el pasado 12 de mayo envío una carta a Obama pidiendo su clemencia.
Los congresistas de origen boricua, entre éstos Luis Gutiérrez, Nydia Velázquez y José Serrano, dijeron en declaraciones a este diario que EEUU debe corregir una “injusticia”.
Gutiérrez lo describe como un líder “amable, compasivo e inteligente” que, a su juicio, “no representa una amenaza para nadie”.
Según Gutiérrez, Obama puede excarcelar a López Rivera como un acto de “justicia” y  misericordia”.
Velázquez subrayó que López Rivera “ya pagó la deuda que el sistema judicial le impuso” y que su puesta en libertad “cerraría este capítulo en la historia entre Puerto Rico y EEUU, permitiendo que todos los puertorriqueños sigan adelante, unidos en su proceso de sanación”.
Por su parte, Serrano, quien ha abogado durante años a favor de López Rivera junto a sus correligionarios y al comisionado residente, Pedro Pierluisi, señaló que esta causa “transciende partidos políticos en la isla”.
“Es hora que se escuche nuestro llamado para la libertad incondicional de Oscar, porque 34 años son más que son suficiente”, dijo Serrano, quien participará en la gran marcha del sábado en Nueva York.
Entre este viernes y sábado, una amplia coalición de grupos cívicos, religiosos y gubernamentales llevarán a cabo manifestaciones, caminatas y otros actos en San Juan y en diversas ciudades de EEUU, como Nueva York, Orlando (Florida), San Francisco (California), y Dallas (Texas), para exigir “Libertad para Oscar”.
También hay actos de solidaridad programados en Cuba, Venezuela, y Panamá, según Susler.
La alcaldesa del municipio autonómo de San Juan, Carmen Yulin Cruz Soto, resumió en un artículo de opinión publicado el martes pasado el estoicismo de López Rivera, muy lejos de su familia y su país.
“El ha hilvanado sus sueños a los nuestros y nos ha enseñado que lo que se hace por amor nunca nos condena a la soledad… necesitamos su espíritu de solidaridad y de lucha. Necesitamos junto a él reconstruir nuestra Patria”, puntualizó la alcaldesa.

Lee también:
Puertorriqueños marchan por excarcelación de Oscar López
Piden liberación de López Rivera ante CIDH
López Rivera cumple un año más de vida en la cárcel
Intercambio “López por López” cae mal en el exilio venezolano