Pelea por aparcamiento puede acabar en homicidio

A los 13 días de recibir un puñetado, Theodore Jones falleció en un hospital de Nueva York
Pelea por aparcamiento puede acabar en homicidio
Javits Center.
Foto: Jim Henderson / Wikipedia

NUEVA YORK – Una pelea por un aparcamiento en Manhattan podría convertirse en un caso de homicidio.

El puñetazo que terminó con Theodore Jones en el hospital a principios de este año comenzó por un espacio de estacionamiento cerca del centro de convenciones Javits Center en el West Side. Durante la discusión, Julio Baez le propinó un puño a Jones, de 54 años, que cayó al suelo y se golpeó la cabeza. Jones fue atendido en el Hospital Bellevue por una fractura en la cuenca del ojo y fue dado de alta. A Baez se le radicaron cargos por agresión y eso pareció poner punto final al asunto.

Pero pocos días después, Jones volvió a necesitar atención médica y fue internado en el Hospital Prebisteriano de Nueva York Weill Cornell. Allí, 13 días después del incidente, el hombre se levantó en el medio de la noche, se tropezó con algunos cables y nuevamente se golpeó la cabeza al caer al suelo y falleció.

Ahora Baez podría ser acusado de homicidio.

El forense declaró que la muerte de Jones se debió a múltiples complicaciones tras el impacto directo que recibió en la cabeza, posiblemente durante el incidente con Baez. Aún no está claro qué rol jugó la caída en el hospital en la muerte de Jones, si alguno.

Una representante de la Fiscalía, Emily Tuttle, dijo al New York Daily News que Baez debe regresar el próximo mes al tribunal.

La noche de la pelea

Las autoridades dijeron que la noche del incidente Baez se encontró con su pareja para ayudarla con su negocio. El hombre se involucró en una discusión con Jones aparentemente por el lugar en el cual el fenecido quería estacionar su automóvil.

Ahí fue cuando Baez golpeó a Jones en la boca. El hombre cayó al suelo y se golpeó la cabeza a causa del puño, dijeron las autoridades.

Testigos se comunicaron con la policía y oficiales llegaron a la escena para arrestar a Baez.

Una fuente policial le indicó al Daily News que el Precinto 10 estará discutiendo el caso con fiscales antes de tomar una decisión.

En un caso similar en el 2012, un jurado en Manhattan encontró no culpable a un electricista que golpeó a una mujer provocando que cayera en coma. En aquel incidente, Oscar Fuller dijo que aunque sí golpeó a la víctima Lana Rosas mientras discutían por un espacio de estacionamiento, no sabía que el impacto podía causar tanto daño.