Promueven fiesta para conocer ‘sugar daddies’

Algunas jóvenes que tienen un "sugar daddy" obtienen una pensión de $1,000 a $5,000 mensualmente
Promueven fiesta para conocer ‘sugar daddies’

NUEVA YORK – ¿Cómo pueden hombres maduros y con dinero conocer a mujeres jóvenes y hermosas dispuestas a pasar tiempo con ellos? En una fiesta organizada con este propósito, según el productor de eventos Alan Schneider.

Schneider dice haber organizado “la primera fiesta de ‘sugar daddies’ en la historia del sur de Nueva York” a llevarse acabo el jueves en la noche en la discoteca Copacabana localizada en Midtown, informó DNAinfo.

El productor, quien prefiere ser llamado por su seudónimo “Action”, proclama ser el inventor de la versión moderna de este tipo de fiestas, un evento social para que hombres adinerados puedan conocer mujeres jóvenes que le sirvan de compañía.

“En este evento, los hombres se sentirán más viriles y apreciados, mientras que las mujeres se sentirán reverenciadas y serán tratadas con caballerosidad y respeto”, dijo Schneider en un comunicado sobre la fiesta a realizarse hoy.

¿Pero, qué es un “sugar daddy”?

En líneas generales, es un hombre maduro y adinerado que se desenvuelve con facilidad en cualquier espacio. A este le gusta estar con chicas jóvenes, pero es lo suficientemente realista como para saber que ninguna mujer se acercará a él sin un interés de por medio, así que está dispuesto a pagar por su compañía.

El acuerdo entre “sugar daddies” y las “sugar babies”, como se les llama a estas mujeres, funciona como un tipo de pensión: las chicas reciben una cantidad de dinero asignada semanal o mensualmente.

Muchas “sugar babies” que han recurrido a la web para contar sus historias han mencionado que pueden cobrar desde $1,000 a $5,000 dólares mensualmente, sin incluir los regalos que puedan recibir de parte de su “sugar daddy”.

La oportunidad de ganar cantidades exuberantes de dinero a cambio de pasar tiempo con estos hombres ha hecho que algunas jóvenes recurran a esta práctica para poder pagar sus estudios universitarios, una tendencia que ha ganado fuerza en los últimos años.

Sin embargo, las relaciones entre “sugar daddies” y “sugar babies” ha sido señalada por críticos como otra cara de la prostitución.

Quienes critican este tipo de práctica han argumentado que es inevitable que también ocurra una relación de carácter sexual debido a la cantidad de dinero que las chicas reciben por “acompañar” a estos hombres.

No obstante, defensores de este tipo de relaciones niegan que este sea el caso.

“La prostitución es un asunto blanco y negro. Es sólo un intercambio, sexo por dinero”, dijo al New York Post Angela Jacob Bermudo, relacionista pública de la página web dedicada a esta práctica Seeking Arrangement (En busca de un acuerdo). “En nuestra página, las personas vienen a encontrar su relación ideal. Se trata de una conexión.”

Sin importar lo que defensores y críticos opinen, el evento organizado por Schneider se realizará hoy con el propósito de que los presentes se conozcan y establezcan “una red de contactos” de caracter “profesional”.

Más de 300 personas han reservado un espacio para el evento, de acuerdo al comunicado publicado por Schneider. Los boletos para “hombres distinguidos” tienen un costo de $50 y aquellos para “féminas elegantes y empoderadas” tienen un costo de $35.