Iglesia Católica y sindicatos forjan alianza en defensa de trabajadores

Líderes religiosos y sindicalistas se preparan para la visita del Papa Francisco a EEUU
Iglesia Católica y sindicatos forjan alianza en defensa de trabajadores
El cardenal y arzobispo de Washington, Donald Wuerl.

Washington.- Frente a un colorido mosaico que rinde tributo a los trabajadores, y a tres meses de la visita papal a EEUU, el cardenal y arzobispo de Washington, Donald Wuerl, y el líder de la federación sindical AFL-CIO, Richard Trumka, han forjado una nueva alianza en defensa de los trabajadores y los inmigrantes.
CardenalWuerl

Aunque han caminado de la mano “durante siglos” y en años recientes deben su crecimiento en parte a la comunidad inmigrante en EEUU, la visita del Papa Francisco a Washington en septiembre próximo supone un hito importante para ambas instituciones, que han redoblado esfuerzos para apoyar a los trabajadores y a los inmigrantes.

En declaraciones a la prensa tras un foro el lunes en la sede de la AFL-CIO sobre la “solidaridad y la fe”, Trumka afirmó que el movimiento sindicalista se ha puesto “a la disposición” del Santo Padre para que su visita “sea un éxito total”, y la idea de la alianza en realidad  se germinó el año pasado durante una conferencia en la Universidad Católica.

“Comenzamos una conversación para renovar, fortalecer y profundizar las conexiones entre la Iglesia y el movimiento sindical, para impulsar los valores que compartimos… en la mayoría de nuestras comunidades, todo gira en torno a la Iglesia, y para acercanos a la comunidad teníamos que acercarnos a la Iglesia”, precisó Trumka.

Por su parte, Wuerl consideró que la visita del Papa Francisco revitalizará la fe y la esperanza de las comunidades, como respuesta a la cultura y “globalización de la indiferencia” que tanto ha denunciado el sumo pontífice.

“Necesitamos una renovación de nuestra solidaridad humana frente a estas otras corrientes en nuestra cultura que tienden a hacerse de la vista gorda”, enfatizó Wuerl.

Preguntado por este diario sobre si el Papa Francisco hará mención directa de la reforma migratoria durante su encuentro con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, Wuerl respondió con una sonrisa: “no tengo idea en absoluto”.

Sin embargo, subrayó que el fenómeno migratorio no es algo que solo atañe a EEUU, porque responde a la necesidad de la gente de “buscarse una nueva vida, de escapar de la violencia, de escapar a todas las amenazas a su bienestar”.

“Nuestro país siempre han sido una tierra de brazos abiertos… la Iglesia sigue elevando la visión de que todos encontremos una bienvenida compasiva, y podamos contriuir un mejor hogar para todos”, enfatizó Wuerl.

Por su parte, Trumka dijo que la inmigración es “un asunto moral” y la sociedad tiene una obligación de discutir las situaciones de abuso de los inmigrantes en EEUU, “donde se les roba salario, se les obliga a trabajar en condiciones no muy saludables o seguras”, que muchas veces no denuncian por temor a la deportación.

Por ello, una de las máximas prioridades de la AFL-CIO es corregir  un sistema “no muy sano, no tan justo ni equitativo” para los trabajadores y los inmigrantes, dijo.


LEE TAMBIÉN:
Francisco va tras obispos que protegieron a pedófilos
Peña confirma visita del Papa a México, pero no hay fecha
Histórico: el Papa manda a juicio a exnuncio en Dominicana


Al renovar su pedido de una reforma migratoria –algo que también exige la Iglesia Católica-, Trumka nuevamente criticó la política de deportaciones de la Administración Obama, que ha provocado la expulsión de personas que, salvo no tener papeles, “han hecho todo los que se les ha pedido”.

Durante el foro, Trumka y Wuerl ofrecieron discursos en defensa de los trabajadores en Estados Unidos y la urgencia de mejorar sus condiciones de vida, aunque no detallaron los elementos de la nueva alianza.

En días recientes, otros líderes sindicalistas han expresado su deseo de que el Papa Francisco aproveche su visita a los corredores del poder en Washington para abordar asuntos como la desigualdad salarial, las tensiones raciales, y la fragmentación de las familias migrantes por las deportaciones.

Se prevé que, antes de la visita papal, ambas instituciones realicen proyectos conjuntos para educar a la opinión pública sobre asuntos relacionados con la reforma migratoria, la desigualdad salarial, la protección del medio ambiente y los derechos civiles.

La lista de proyectos, aún en ciernes, incluiría reuniones de alto nivel con representantes de todos los sectores de la sociedad civil.

El foro del lunes congregó bajo un mismo techo a líderes católicos de alto nivel de todo el país y fue auspiciado por la Iglesia Católica y la AFL-CIO, que representa a más de 50 sindicatos y 12,5 millones de trabajadores.

?>