Un día puede hacer la diferencia

Para muchos inmigrantes, un día puede significar la diferencia entre permanecer con sus familias o de ser separado de ellas para siempre
Un día puede hacer la diferencia
Los delitos graves tienes consecuencias especialmente serias en términos de inmigración.

Un día puede hacer una gran diferencia. Para muchos inmigrantes residentes de larga data quienes están lidiando con cargos por un delito menor, o quienes a su vez han sido encarcelados por un pequeño crimen como el robo de mercancía dentro de una tienda, un día puede significar la diferencia entre permanecer con sus familias o de ser separado de ellas para siempre.

El estado de Nueva York debería considerar seguir el ejemplo de California cuando el año pasado su gobernador, Jerry Brown, firmó una nueva ley reduciendo la pena máxima para delitos menores –conocidos en inglés como misdemeanors– de 365 a 364 días.

Y aunque la reducción de un día pueda no parecer mucho, esta puede ser muy importante para propósitos de inmigración. En Nueva York, una madre que roba pañales para su bebé o un adolescente que roba comida de una tienda de alimentos podrían ser enviados a la cárcel hasta por un año. Este hecho por sí solo puede hacer que esa madre y el adolescente sean excluidos permanentemente de permanecer en los Estados Unidos, independientemente de cuanto tiempo estuvieron encarcelados.

La ley de inmigración enumera dos tipos de convicciones que hacen que un inmigrante pueda ser deportable. La primera se llama un “crimen incluyendo depravación moral”, el cual es un tipo de delito punible con un año o más en la cárcel. El problema es que inmigrantes residentes –aun aquellos de larga data- que son condenados por hurto en tiendas no pueden permanecer en los Estados Unidos debido a que su sentencia de cárcel podría ser de hasta un año, o sea 365 días. Por otro lado, si la ley se cambiara para que la pena máxima fuese de 364 días, o sea un día menos, esas personas no serían excluidas de permanecer en el país.

El segundo impacto de una ley como la de California es que esta reduce el riesgo de que un delito menor (o misdemeanor) sea considerado como un “delito grave”, conocido en inglés como aggravated felony, en virtud de la ley de inmigración. Delitos graves tienes consecuencias especialmente serias en términos de inmigración. No solamente son ofensas que requieren que la persona sea detenida y deportada, sino que también casi que eliminan cualquier posible defensa en un proceso de deportación.

¿Pero cómo saber si usted fue condenado por un “delito grave”? Para ello usted tiene que mirar una larga lista de crímenes dentro de la ley de inmigración, la cual incluye delitos no violentos como el fraude y otros delitos que no son un crimen grave -Sí, eso es correcto, incluyendo delitos menores con una “pena de prisión” de un año (365 días) o más.

Por lo tanto, si la madre y aquel joven recibieron una pena de prisión de un año por sus faltas de hurto, ellos serán considerados como  delincuentes graves. Sí, y como tal tendrían que ser detenidos y deportados por inmigración. Por otro lado, si se les hubiese dado un término de 364 días, ellos no serían considerados como tal.