Demandan a maestros prestanombre ¡los quieren presos!

Cobran millones sin trabajar, dejan sin clases a los más pobres
Demandan a maestros prestanombre ¡los quieren presos!
Marcha de maestros

México.- Putla es un municipio del estado de Oaxaca donde siete de cada 10 habitantes vive en la pobreza, según datos de la Secretaría de Desarrollo Social, y donde otra secretaría, la de Educación Pública (SEP), reconoce que se encuentra el profesor mejor pagado del país: Rubén Núñez, líder gremial de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Activista radical, organizador de cientos de marchas que han puesto de cabeza a la capital mexicana, al estado y a la región sur del país con quema de edificios y boletas electorales para evitar que los maestros sean evaluados, Núñez se embolsa mensualmente alrededor de 7, 500 dólares de sueldo oficial.

Y otros dos tanto más en cuotas y comisiones del sindicato  -de acuerdo con cálculos de sus disidentes- mientras cada año deja sin clases durante una tercera parte del ciclo escolar a más de 5,000 niños que acuden a escuela pública porque sus padres que ganan en promedio siete dólares al día no pueden pagar su educación privada.

Maestros disidentes marchan por la Ciudad de México.
Maestros disidentes marchan por la Ciudad de México.

Nuñez recibe su sueldo puntual porque la SEP de Oaxaca -a cargo del gobernador en turno, Gabino Cué- le paga aunque deje de asistir a las aulas igual que a otros dirigentes del sindicato como María del Carmen López “La Jicayán”, una maestra de preescolar que gana 15,000 dólares mensuales que organizó la quema de boletas y la expulsión de militares en las elecciones del pasado 7 de junio.

CRÓNICA DE MÉXICO

El esposo de “La Jicayán”, Othon Noriega, también tiene una plaza en San Jacinto Amilpas y un amigo de éste, Hugo Alberto Villalobos, en Tehuantepec, con salarios similares por 5,000 doláres mensuales. El salario promedio de un educador ronda los 500 al mes.

Frente a todo este desparpajo de sueldos y salarios al que se suman miles de cobros por puestos inexistentes que van a parar a las arcas de personas que no son maestros sino testaferros o “prestanombres”, la organización Mexicanos Primero, presidida por el empresario Claudio X. González (hijo de uno de los empresarios más poderosos del país), interpuso una demanda ante la Procuraduría General de la República.

Para empezar, dijo, será contra el sindicalista Rubén Nuñez, pero advirtió que la campaña va más lejos, contra “la corrupción sistémica” y “el ecosistema que soporta y sostiene la corrupción”.