Alcaldía cancela plan de limitar autos de Uber

La administración De Blasio y la compañía habrían llegado a un acuerdo.
Alcaldía cancela plan de limitar autos de Uber
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Hasta el miércoles en la tarde, nadie se atrevía a dar una fecha clara para el voto de la polémica ley que había encendido la última batalla entre Uber y el alcalde Bill De Blasio. Lo que podría haber sido una señal de que el proyecto estaba flaqueando, fue confirmado el a eso de las 4:00 p.m. por el New York Times, periódico que aseguró que no se seguirá insistiendo en esta norma.

Uber y la Alcaldía habrían llegado a un acuerdo para realizar un estudio de tráfico de cuatro meses -similar a lo que buscaba este proyecto de ley- sin imponer un límite de crecimiento a los taxis. Uber, además, se comprometió a aumentar su flota accesible para discapacitados y ha entregar más información sobre sus automóviles a través de la ciudad.

Poco antes, el concejal Ydanis Rodríguez se había mostrado confiado en tener los votos suficientes para aprobarlo. “Es importante para nosotros crear políticas desde el conocimiento. Estoy seguro que, con el apoyo del alcalde, la presidenta Mark-Viverito y mis colegas en el Concejo, veremos esta legislación aprobada y transformada en ley”, dijo Rodríguez, quien es presidente del Comité de Transporte y fue uno de los principales impulsores de la medida junto a Stephen Levin.

Sin embargo, otros políticos, incluso dentro de la mayoría demócrata, habían manifestado su oposición. Al concejal Ben Kallos, se sumó el miércoles Daniel Garodnick. “Irónicamente, quizás incluso empeoraremos los problemas de congestión de Manhattan (con esta ley). Al poner un límite, mientra la demanda siga creciendo, habrá más presión para que estos taxis corran a áreas donde la demanda es más alta, como el distrito financiero central, el cual yo represento”, dijo el concejal Garodnick. Antonio Reynoso y Jimmy Vacca también habrían apoyado a Uber.

El gobernador Andrew Cuomo también había pedido atrasar esta decisión. “¿No simplemente causaría que las franquicias de Uber se fueran a Nassau, Westchester y Suffolk, y moverse de ahí a la ciudad”, dijo Cuomo en un programa de radio. “Creo que esto es mucho más complicado de lo que pensamos y no creo que se logre cumplir el objetivo”.

Voceros de la Alcaldía negaron que esto sea legalmente posible y explicaron que, para trabajar en los cinco condados, los taxis deben tener los debidos permisos. Mientras tanto, la presidenta del Concejo Melissa Mark-Viverito nunca precisó su posición al respecto y sugirió compartir los vehículos bajo la recientemente cancelada iniciativa.  “El proyecto no impacta el número de choferes. Impacta la cantidad de automóviles que se traigan al sistema”, dijo la presidenta.