A los cambios en el trabajo, buena cara

Los cambios en el trabajo son prácticamente inevitables, pero puedes encararlos con buena actitud
A los cambios en el trabajo, buena cara
La mejor actitud ante los cambios en el trabajo es creatividad y pensamiento positivo.
Foto: Shutterstock

Llegar a un nivel de estabilidad laboral y económica puede representar años de esfuerzo y de búsqueda constante hasta cristalizar, por eso cuando un cambio de cualquier tipo se asoma y amenaza con alterar su área de confort adoptan una postura cerrada, a la defensiva, que obstaculiza el trabajo en equipo y genera un ambiente de tensión y comunicación ineficiente.

Si nos ha tocado pasar por esta situación y a la distancia analizamos nuestro comportamiento, podemos identificar que la emoción que se manifiesta primordialmente es el temor a perder lo que hemos logrado y que nuestras condiciones de trabajo cambien al grado de colapsar el estilo de vida que llevamos. Pero no necesariamente esto tiene que ocurrir y lo indicado es que no caigamos en la tentación de crear escenarios probables, antes de conocer los verdaderos motores de cambio y el objetivo que persiguen.

Humberto Patiño, psicólogo empresarial, explica que es normal experimentar inseguridad ante el anuncio de nuevas formas de operar o de la llegada de otros elementos al equipo de trabajo, pero aconseja que para evitar la crisis personal, hay que procurar mantenernos serenos hasta no saber, de boca de las personas indicadas, en qué consisten y de qué forma nos impactarán los cambios.

La mala actitud es el resultado de que no hay una comunicación apropiada por parte de los líderes de proyecto hacia sus colaboradores; se empiezan a crear rumores que desestabilizan al grupo, ya que desde el primer momento éste se vuelve más sensible a comportamientos, reacciones y palabras de sus superiores y hacen sus propias conclusiones a partir de lo que escuchan y de lo que interpretan que puede estar pasando”, dice el especialista.

La solución depende de ti

Si bien es cierto que uno no puede influir en la manera en que los jefes manejan la información, sí podemos hacerlo en la parte que nos corresponde: no dar poder a las palabras que escuchamos en el famoso ‘radio-pasillo’ ni tampoco suponer todo lo que puede ocurrir. Dicen que ante la duda, certezas, por eso hay que acercarse a quien sí está en condiciones de resolver las inquietudes y nadie mejor que el propio jefe.

Patiño explica que antes de pedir la oportunidad de hablar, tenemos que plantearnos seriamente qué es concretamente lo que nos inquieta y por qué pensamos que eso va a suceder. En ese camino podemos encontrar que muchos de estos temores no tienen razón de ser y que realmente nos hemos dejado sorprender por lo que oímos. Una vez que hemos reflexionado al respecto podemos exponer al jefe, con mucha claridad, las dudas e incertidumbres.

Que no te roben la actitud

Oponernos los cambios no tiene sentido, primero porque la mayoría de las veces son decisiones tomadas que únicamente nos son transmitidas y quizá sea a lo largo del camino cuando se puedan realizar ajustes. Por otro lado, desde cualquier óptica, los cambios resultan positivos porque nos permiten replantearnos la forma de trabajar, reencontrarnos con el entusiasmo y ser más propositivos.

Natalia Gómez del Pozuelo, autora del libro Buen padre, mejor jefe, Editorial Empresa Activa, dice al respecto: “Los cambios son oportunidades. En los tiempos actuales es muy necesario interiorizar este concepto. No todas, pero muchas personas pierden la curiosidad y son reticentes al cambio y es sencillamente por miedo a perder algo: estatus, dinero, afecto, hábitos”.

Y agrega: “Hay que adaptarnos a los cambios y mantener siempre la curiosidad para que la cabeza se mantenga fresca y creativa, y no sólo debemos ser capaces de adaptarnos nosotros, sino que debemos fomentar que los colaboradores tengan la capacidad de ver la parte positiva de cada situación y la confianza en sí mismos, como para que los cambios no desestabilicen”.

Las transformaciones son resultado de que hay vida e intención de buscar mejorías y crecimiento, así que a tomarlas con buena actitud y curiosidad; después de todo, no sabemos si este cambio sea el principio de una nueva vida para nosotros.

– Rogelio López Nava

Colaboración Fundación Teletón México
“Sé responsable de tu destino”
celeste@teleton.org.mx

Alrededor de la web