Concepción, pueblo colombiano que quiere acabar con el dinero en efectivo

Casi el 90% de los comercios aceptan el pago con celular, según los promotores del proyecto
Concepción, pueblo colombiano que quiere acabar con el dinero en efectivo
De los 4.500 habitantes unos 2.000 ya han adoptado el sistema de pago electrónico.
Foto: BBC

Es precioso, y si no fuera por la distancia que lo separa de Medellín -que hay que cubrir sobre una carretera sin asfalto- y por las dudas todavía existentes sobre la seguridad en muchos caminos rurales en Colombia, el pueblo de Concepción estaría repleto de turistas.

En el centro está la colorida plaza, con su iglesia de ladrillo a la vista, flanqueada por pintorescas viviendas y comercios; en los alrededores del casco urbano se alzan, onduladas, verdísimas colinas.

Concepción tiene mucho de lo que estar orgullosa.

Lo que no ha conseguido aún, pero lo busca, es convertirse en el primer pueblo de Colombia en desterrar el dinero en efectivo.

Monedero virtual

Desde hace casi un año, un gran número de sus más de 4.500 habitantes hacen parte de un programa piloto del Banco Davivienda, la Banca de las Oportunidades y la Asociación Bancaria para impulsar el uso de los medios de pago electrónicos en lugar del efectivo.

Cartel

El medio es, en este caso, una billetera o monedero virtual que funciona en los teléfonos celulares, provisto por Davivienda y llamado DaviPlata.

Es similar a los que se implementaron con éxito rotundo en la década pasada en países de África, como Kenia o Uganda.

Cómo funciona

La aplicación no necesita conexión a datos, funciona sobre el mismo sistema utilizado para llamadas y SMS, por lo que puede operar en casi cualquier tipo de celular (no es necesario que sea un teléfono inteligente).

Los operadores telefónicos ya tienen preinstalada la plataforma en sus tarjetas SIM.

Celular

El sistema, que no necesita conexión de datos, funciona en casi cualquier teléfono celular.

El usuario debe registrarse, para lo que sólo necesita su número de cédula de identidad.

Al momento de registrarse, el sistema solicita que el usuario ingrese una clave, que se le pide cada vez que va a hacer una operación.

Una vez registrado, a través de un menú, puede elegir pagar a un tercero, extraer efectivo de su cuenta del teléfono en un cajero automático, pagar cuentas, etc.

Para pagar a un tercero es necesario que la otra persona tenga la misma plataforma; si es así, sólo hace falta ingresar el número de teléfono de quien va a cobrar, la clave y el dinero a transferir.

El sistema pide confirmación antes de hacer la transferencia, porque si el dinero va a un número equivocado, no hay forma de recuperarlo.

La transacción mínima permitida es de 1 peso colombiano (US$0,00037), y la máxima -para personas físicas- es de 1.900.000 (US$705).

No hay límite de operaciones por día.

En Concepción ya hay unas 2.000 personas y comercios que usan el sistema, le dijo a BBC Mundo Yair Muñoz, jefe de negocios de DaviPlata.

Pero para que el efectivo se vuelva cosa del pasado, todos deberían usar el monedero virtual.

No es el caso.

“Muchos no lo entienden”

“Ni entiendo, ni me gusta eso”, le dijo a BBC Mundo Jesús Enrique Giraldo Monsalve, quien vive en el pueblo y trabaja en el campo, donde habita el 60% de la población del municipio.

Le da desconfianza, tiene miedo que alguien se aproveche de que él no sabe manejar tan bien el teléfono y le quite su dinero; prefiere el efectivo.

Jesús Enrique Giraldo Monsalve

A Jesús Enrique Giraldo Monsalve el sistema de monedero virtual le da desconfianza.

Otros están entusiasmados con el plan.

“Yo nunca sentí temor, porque yo siempre he sido muy echada para adelante”, contó Teresa Vergara, dueña de un restaurante en el centro del pueblo.

Para ella es un buen proyecto, pero reconoce que “muchos no lo entienden”.

Quienes lo entienden, como ella, le ven un beneficio fundamental: la seguridad.

Creen que ayudará a reducir el impacto de los robos, que muchos en el pueblo consideran un problema grave.

Parte de la apuesta de los promotores del proyecto es justamente que los propios habitantes se vayan ayudando y convenciendo entre sí.

Teresa Vergara

Teresa Vergara, que es dueña de un restaurante, es una de las personas que recibió con entusiasmo el proyecto.

Anoche había un señor allí, intentando solito, y yo fui y le ayudé“, le contó, con sonrisa orgullosa, Teresa Vergara a BBC Mundo.

Ella, con su restaurante, es una entusiasta.

Pero no todos los comercios están interesados en sumarse.

En el bar de la plaza, sólo aceptan efectivo.

Otros están esperando.

Es el caso de una peluquería en la que le explicaron a BBC Mundo que hasta que no vean cómo funciona el sistema no implementarán los pagos electrónicos.

3 de 30

Según cifras de Davivienda, las transferencias de persona a persona usando su sistema pasaron de 108 en los primeros seis meses de 2014 a 26.928 en el mismo período de 2015.

William Franco

En el almacén que atiende William Franco aceptan Daviplata, pero una minoría de clientes utiliza ese medio de pago.

Y de junio de 2014 al mismo mes de este año, el número de comercios que aceptan el sistema en Concepción pasó de 2 a 48 (cerca del 90% del total de tiendas del pueblo).

Sin embargo, en el almacén atendido por William Franco, sólo unas tres personas por día compran con Daviplata, sobre un total de 20-30 clientes diarios.

“Más que todo son personas a las que les llega Más Familias en Acción”, explicó el tendero.

Unas 300 mujeres cabeza de familia recibían ese subsidio en junio de 2014 en Concepción, un municipio eminentemente rural, donde cada junio se celebran las Fiestas de la Guayaba.

Subsidio

Más Familias en Acción es un subsidio condicionado para que familias pobres envién sus hijos al colegio y a controles de salud , que reciben unos 2,6 millones de familias en Colombia.

Según Yair Muñoz, 1,3 millones de personas lo cobran a través de Daviplata, que es el más grande de los monederos electrónicos de Colombia, con 2,7 millones de personas registradas (70% de las cuentas están activas), explicó el jefe de negocios de la empresa.

Cajero automático

Uno de los objetivos del proyecto es bancarizar a más población, así que como parte de la iniciativa ahora Concepción cuenta con un cajero automático.

De acuerdo con los datos suministrados por Davivienda, su sistema está por delante de Ahorro a la Mano, de Bancolombia y de Transfer, del Banco AV Villas, los otros dos sistemas de cuentas en teléfonos celulares.

Muñoz dijo que aunque todavía no hay interoperabilidad entre los tres sistemas, esperan implementarla en más o menos un año.

Además de ofrecerles a los usuarios más seguridad, este tipo de monederos electrónicos los ayuda a construir una historia crediticia, para luego poder acceder a otros productos bancarios, en un país donde muchos están por fuera del sistema.

Objetivo comercial

Bancarizar a más ciudadanos es también una apuesta comercial de las entidades financieras.

El jefe de negocios de Daviplata, Yair Muñoz, indicó, por ejemplo, que su objetivo es alcanzar un margen de utilidad de entre el 10 y el 15%.

Pero antes, deberán convencer a más personas de sumarse al sistema.

Tal vez así Concepción sí se termine convirtiendo en el primer pueblo de Colombia, y probablemente de América Latina, en haber dejado atrás el dinero en efectivo.

Plaza de Concepción

De los 4.500 habitantes unos 2.000 ya han adoptado el sistema de pago electrónico.