Gobernador de Puerto Rico pide unidad ante crisis económica

Heredamos una crisis colosal que no había heredado gobierno alguno, afirmó Alejandro García Padilla
Gobernador de Puerto Rico pide unidad ante crisis económica
Alejandro García Padilla, gobernador de Puerto Rico.

San Juan.- El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, pidió a sus compatriotas unidad para superar la profunda crisis económica que sufre el territorio caribeño desde hace cerca de 8 años y que arrastra una deuda cercana a los $73,000 millones.

García Padilla aprovechó el acto de conmemoración del 63 aniversario de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico para asegurar que la prioridad de su Ejecutivo es salir de la crisis, por lo que pidió que, de momento, se deje de lado el debate sobre la relación política con EE.UU.

Heredamos una crisis colosal que no había heredado gobierno alguno. Tenemos que atenderla para poder desarrollar al máximo el Estado Libre Asociado”, dijo García Padilla para subrayar las prioridades que tiene por delante el Ejecutivo que encabeza.

Lea  también: El masivo éxodo de puertorriqueños al centro de Florida

“Para adelantar cualquier fórmula de estatus tenemos que seguir bajando el crimen y el desempleo, además de seguir atendiendo la crisis heredada“, destacó García Padilla.

Dijo que también es necesario reconocer que “el Estado Libre Asociado tiene que crecer”, tras asegurar que no es asumible que la Judicatura federal niegue a Puerto Rico la capacidad de legislar para reestructurar su deuda.

No puede ser que el Ejecutivo federal se niegue a tratarnos en igualdad de condiciones en un programa como el Medicare -de asistencia sanitaria pública- para el cual pagamos en igualdad de condiciones”, señaló García Padilla.

Lea también: Qué culpa tiene Washington en la crisis económica de Puerto Rico

“Y no puede ser que el Congreso obligue a que Puerto Rico pague más por los bienes que importamos con tal de subsidiar al país más rico del mundo su marina mercante”, denunció el dirigente.

García Padilla resaltó que la fórmula de Estado Libre Asociado a EEUU concilia dos de las grandes aspiraciones del pueblo de Puerto Rico, como son la de proteger la identidad nacional y mantener una relación estrecha, en unión permanente, con el país norteamericano.

“Con ese espíritu de unidad, punto de partida de todo un país hace ya 63 años, y con las ventajas únicas del Estado Libre Asociado, el pueblo de Puerto Rico logró mucho”, acotó.

Lea también: Demócratas presentan medida para a Puerto Rico de “abismo fiscal”

“Industrializamos el país, nivelamos las diferencias económicas hasta llegar a tener una clase media robusta y pujante”, aseguró, para matizar que todo eso fue compatible con mantener la identidad como nación.

El discurso de García Padilla había levantado gran expectación ante la posibilidad de que el jefe del Ejecutivo anunciara el comienzo de un proceso político para afrontar el asunto del cambio del estatus político de la isla caribeña.

Las palabras de García Padilla dejaron claro que su prioridad es fortalecer el actual Estado Libre Asociado ligado a EEUU y combatir la crisis y la enorme deuda que hace semanas reconoció públicamente que no se podrá pagar.

Lea  también: Puerto Rico pide una reestructuración no contenciosa

Puerto Rico es un Estado Libre Asociado a EEUU desde el 25 de julio de 1952, y en 2012, coincidiendo con las elecciones a gobernador, se celebró un plebiscito -no vinculante- sobre el estatus político de la isla.

En la consulta, el 54% de los votantes rechazó el actual estatus y en una segunda pregunta el 61.1% abogó por la anexión, el 33.3% por el llamado Estado Libre Asociado soberano -una fórmula difusa que supondría mayor autonomía- y el 5.5% por la independencia.

Puerto Rico es un territorio estadounidense no incorporado que gracias a su constitución disfruta de un importante grado de autonomía, aunque EEUU se reserva los apartados de control de fronteras, defensa, moneda o relaciones diplomáticas, entre otros.

Su particular estatus político le impide acogerse a la ley de quiebra federal que permitió a Detroit, por ejemplo, reestructurar su deuda.