Fiscales de EEUU y Centroamérica evalúan lucha antinarco

Encuentro en Washington tiene de trasfondo creciente amenaza de pandillas en la región
Fiscales de EEUU y Centroamérica evalúan lucha antinarco
Loretta Lynch ha emitido un comunicado para felicitar al gobierno mexicano y condenar los delitos que se le acusan al 'Chapo'.
Foto: EFE

Washington.- La fiscal general de EEUU, Loretta Lynch,  sostuvo este miércoles una reunión a puerta cerrada con sus pares de Centroamérica para evaluar los retos en la lucha antinarcóticos y el clima de inseguridad que se ha agravado en la región.

Al inicio del encuentro, el primero en Washington de todos los fiscales generales centroamericanos, Lynch destacó la cooperación entre EEUU y Centroamérica en torno a asuntos bilaterales como la seguridad y el tráfico de humanos, y explicó que el encuentro tiene la meta de mejorar las labores conjuntas.

Según un comunicado del Departamento de Justicia, Lynch y los fiscales generales de Centroamérica abordaron específicamente la necesidad de fortalecer la cooperación policial frente a “amenazas comunes”, como los carteles de la droga trasnacionales, las pandillas y grupos terroristas.

El diálogo, en el que también participaron los embajadores de Centroamérica ante la Casa Blanca, también centró la atención en los crímenes cibernéticos, que se perfilan como una creciente amenaza en la región, así como el “persistente problema” del tráfico humano y el contrabando.

Lynch y sus contrapartes “acordaron que esta reunión es apenas el primer paso y que continuarán estas discusiones vitales, para así fortalecer la seguridad ciudadana tanto en Centroamérica como en EEUU”, puntualizó el comunicado, que no precisó medidas concretas en el futuro inmediato.

Lea noticias de Centroamérica

Los fiscales generales de Belice, Wilfred Peter Elrington; El Salvador, Luis Antonio Martínez; Guatemala, Thelma Aldana Hernández; Honduras, Oscar Fernando Chinchilla; Nicaragua, Ana Julia Guido Ochoa; Costa Rica, Jorge Chavarría Guzmán, y Panamá, Kenia Porcell de Alvadarado, también tienen previsto reunirse con funcionarios de alto rango del Departamento de Estado y con la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA).

Es que, pese al apoyo político de la Administración Obama, la violencia derivada de las pandillas y el crimen organizado no da tregua en Centroamérica, también aquejada de corrupción.

En El Salvador, por ejemplo,  violentas pandillas lograron paralizar el transporte público la semana pasada, en una demostración de fuerza que desembocó en la muerte de seis choferes de autobuses a manos de la pandilla Barrio 18, por negarse a frenar su servicio.

En el primer semestre de 2015, las autoridades registraron 2,865 asesinatos en El Salvador, muy por encima de los 1,840 durante el mismo período en 2014.

El gobierno de EEUU ha canalizado, a través de la Iniciativa de Seguridad Regional de Centroamérica (CARSI, en inglés), unos $642 millones hacia la región para reforzar el combate al crimen organizado y los programas de desarrollo social y económico.

Pero el Congreso ni siquiera ha programado un voto para la petición de mil millones de dólares que hizo el presidente Barack Obama el año pasado, como parte de su estrategia para atajar la emigración ilegal desde Centroamérica.