El Chapo fue ungido “capo de capos” en el Reclusorio Sur, dicen testigos de la DEA

El Chapo fue ungido “capo de capos” en el Reclusorio Sur, dicen testigos de la DEA
Foto: SinEmbargo

La televisora estadounidense Telemundo obtuvo en exclusiva declaraciones de un testigo protegido de la Drug Enforcement Administration (DEA), quien aseguró que el narcotraficante sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, fue ungido como líder del Cártel de Sinaloa a principios de la década de los noventa, al interior de una celda del Reclusorio Preventivo Varonil Sur de la Ciudad de México.
Allí se encontraban, presos, Juan José Esparragoza “El Azul” y Miguel Ángel Félix Gallardo, alias “El Padrino”.
El testigo protegido identificado sólo como “J33” contó que fue Policía Judicial de Jalisco, y que en su momento fue asignado por sus superiores para escoltar a supuestos “funcionarios”, quienes en realidad eran los “grandes capos de la década de los ochenta”.
Con ellos fue encarcelado, por ello, atestiguó la unción de “El Chapo” Guzmán como “capo de capos” en una celda del Reclusorio Sur, en un acuerdo al que llegaron “El Azul” y Félix Gallardo, hasta entonces, los jefes de la organización criminal sinaloense.
“J33” aseguró que antes del paso de la estafeta del Cártel de Sinaloa, fue Esparragoza el que preguntó a Félix Gallardo quién sería el sucesor de ambos al frente del grupo delictivo. Los compadres se pusieron entonces de acuerdo: sería “El Chapo”.
Telemundo también entrevistó a un agente retirado de la DEA, Héctor Berrellez, quien narró que el gobierno de Estados Unidos ya “tenía en la mira” a Guzmán Loera desde el asesinato en México del agente encubierto Enrique S. Camarena Salazar, el 9 de febrero de 1985.
Berrellez asegura que “El Chapo” estuvo presente en el asesinato de Camarena, sin embargo, no dice si participó en su tortura y posterior ejecución. Por este hecho, el agente retirado fue quien reclutó a testigos protegidos para investigar la muerte de su compañero en la coporación anti drogas alias el “Kiki”.
Otro de los testigos que reclutó Berrellez es identificado simplemente como “José”. Él le dijo a Telemundo que su temor más grande es que los narcos alguna vez lo agarren vivo, porque lo mejor sería “una muerte rápida”.

TESTIFICARÍAN EN EU EN CONTRA DE “EL CHAPO”
Guzmán Loera se fugó hace un mes del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 1 de El Altiplano, en el Estado de México.
Los dos testigos entrevistados por la televisora aseguran que si Guzmán Loera fuera recapturado y extradito a Estados Unidos, ellos estarían dispuestos a testificar en su contra.
“Todo esto lo hago por honor”, dijo “J33”. “Todo esto lo hemos cargado por más de 30 años y aún están ahí, los fantasmas, dando vueltas, exigiendo justicia”, narró.
Sin embargo, dice el corresponsal de la televisora, Rogelio Mora-Tagle, ambos testigos protegidos están convencidos de que de darse la captura del capo mexicano, este nunca sería enviado a EU.
“EL CHAPO” ESTÁ AMPARADO: ABOGADO
Juan Pablo Badillo Soto, abogado de Guzmán Loera, aseguró hoy en una entrevista con la televisora Univisión, que el líder del Cártel de Sinaloa obtuvo un amparo para que su cliente no pueda ser torturado o asesinado en caso de ser recapturado por las autoridades mexicanas.
Badillo Soto dijo que consiguió un oficio de suspensión, que protege al capo de tortura, pena de muerte, o de ser abatido o masacrado.
“Algunos militares extranjeros, sudamericanos, fueron convocados para una cacería infame en contra del señor Guzmán Loera, motivados por un incentivo de 5 millones de recompensa”, dijo el representante legal de “El Chapo”.
De acuerdo con Univisión la suspensión fue otorgada por un tribunal de tres jueces en la Ciudad de México y será vigente hasta el momento en que terminen los juicios que enfrenta Guzmán Loera.
En primera instancia el gobierno federal argumentó que las garantías solicitadas por el abogado no podían ser otorgadas a un reo que se fugó de un penal federal, sin embargo, el Juzgado Quinto de Distrito de Amparo en Materia Penal del Distrito Federal desechó los argumentos oficiales.
“Si lo encuentran es obvio que lo pueden detener, pero es muy diferente a que lo pudieran abatir. Nunca podrán abatirlo, el abatimiento queda todo concepto”.
El pasado 4 de agosto Badillo Soto declaró que “El Chapo” escapó del penal de El Altiplano por temor a ser extraditado.
En entrevista con Univisión dijo que el líder del Cártel de Sinaloa estaba muy preocupado por la petición de Estados Unidos. “A cualquier humano lo pone en un estado de nervios de crisis emocional, sí se advertía su gran preocupación”, mencionó el abogado.
El representante legal del capo aseguró que las declaraciones realizadas por el ex Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, de que “El Chapo” no sería extraditado en menos de 300 años, preocuparon a su cliente, quien consideraba que Murillo había agitado el tema de la extradición con esa declaración.
“Fue la única ocasión que me dijo: ‘Me preocupa esta situación [la extradición]‘”.
Por este motivo Badillo promovió un juicio de amparo en contra de la orden de extradición que el gobierno mexicano solicitó con el capo de la droga donde alegó que autoridades de Estados Unidos y personalidades de ese país ya prejuzgaron a Guzmán con pronunciamientos condenatorios.
Entre las personalidades citó “al simpatiquísimo belicoso Mr. Donald Trump quien se inventa supuestas amenazas y dice que lo llevará a los Estados Unidos para patearle el trasero”.