Obesidad es caldo de cultivo para el cáncer de mama

El exceso de grasa en el tejido mamario favorece el nacimiento de tumores malignos
Obesidad es caldo de cultivo para el cáncer de mama
Los problemas de obesidad son alarmantes.
Foto: archivo / Archivo.

Washington – Mucho se ha dicho sobre la obesidad como un factor que favorece la enfermedad, y una nueva investigación añade información al respecto.

La agencia EFE informó que el efecto de la obesidad en los tejidos de los pechos favorece el desarrollo del cáncer de mama, del que ya se sabía que era un factor de riesgo para esta enfermedad, según un estudio publicado en la revista Science Translational Medicine.

El incremento de la rigidez en los tejidos de grasa de las mamas modifica la comunicación química entre las células y esto favorece el crecimiento de tumores, según concluye la investigación, elaborada por expertos de tres instituciones de Estados Unidos.

Los científicos estudiaron el tejido mamario de personas obesas y de personas con peso sano, así como tejidos mamarios de ratones con obesidad. En la investigación, algunos los ratones a los que se les puso a dieta experimentaron la desaparición de algunos de esos efectos, pero esto no se ha comprobado con personas.

Los científicos determinaron que las células precancerosas que crecen en tejidos grasos tienen más probabilidades de convertirse en un tumor maligno que las células que crecen en tejidos con menos grasa.

El diagnóstico para las pacientes con cáncer de mama que son obesas suele ser peor que para el de las mujeres que tienen un peso normal. Sin embargo, muy pocos tratamientos contra el cáncer de mama están dirigidos especialmente a las mujeres con obesidad.

De ahí, sostiene esta investigación, la importancia de conocer lo que sucede a nivel celular para poder desarrollar tratamientos más efectivos.

Los responsables del estudio proceden de las universidades Cornell University y Weill Cornell Medical College, y el centro de investigación del cáncer Memorial Sloan Kettering Cancer Center, todos ellos situados en Nueva York.