Trabajadores de limpieza expuestos a productos peligrosos

Muchos de los productos que emplean para limpieza causan transtornos de salud
Trabajadores de limpieza expuestos a productos peligrosos
Las personas dedicadas a limpiar casas y oficinas están expuestas a serios peligros escondidos.

La rutina nocturna en el trabajo de la mexicana Laureana Gómez siempre es la misma. Por  seis horas se dedica a limpiar las oficinas de un edificio en Brooklyn, con una variedad de productos, desde los aparentemente inofensivos hasta uno en particular que ni siquiera tiene etiqueta.

“Limpio escritorios, estantes, desocupo basuras y lavo los baños”, cuenta Gómez que vive en Manhattan y lleva trabajando para la misma compañía cuatro años, pero que prefiere reservar el nombre de su empleador porque su único gran miedo es que la despidan por revelar  que su patrón no está cumpliendo con la ley.

Una de las reglas previstas por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) indica que todo envase que contenga un producto de limpieza debe tener -en su etiqueta- debidamente especificados sus componentes, cómo manejarlos y los peligros que representan.

Desde hace un mes, un supervisor le dio a Gómez -en una botella de agua- un líquido transparente con un fuerte olor, diciéndole que era para que retirara las manchas de grasa que hay en uno de los corredores del inmueble.

“Cuando uno destapa la botella huele muy fuerte y aunque me dan guantes, igual sigo oliéndolo y siempre que lo uso salgo con mucho dolor de cabeza”, resalta Gómez.  Hace como dos semanas preguntó qué era y le dijeron que el líquido no era otra cosa más que tiner, un disolvente fuerte para cuyo uso se recomienda utilizar máscara y guantes.

Otra parte que no le gusta de su trabajo -al que no puede renunciar por ayudar a su esposo a mantener el hogar y a su pequeña hija- es que tiene que preparar el líquido para limpiar las ventanas y los espejos. “Me dan amoníaco y un líquido azul, tiene un olor fuerte que tengo que mezclarlo con agua, y también me produce dolor de cabeza”.

Esto es solo un ejemplo de lo que sucede con las personas que trabajan en el área de limpieza, bien sea comercial o a nivel privado y cuyos empleadores no cumplen con las mencionadas regulaciones de OSHA.

Diana Mejía, entrenadora autorizada por OSHA para dar capacitación sobre salud y seguridad laboral, recalcó que la mayoría de los trabajadores tienen miedo de denunciar a sus patronos por anomalías y es una situación que se ve muy frecuentemente.  “La gente se queda callada, aún sabiendo que cierto tipo de líquidos les afecta la salud, ignorando que es un derecho que el trabajador tiene por ley y que las denuncias son anónimas”.

Mariana -que pidió que su identidad fuera cambiada- relató que en una ocasión la pusieron a revolver en una botella amoniaco con blanquador y que los gases que emanaba el liquido, cuando lo roció en el piso, eran tan fuertes que le produjo mareo.

“Sentí que me caía al piso, pero no quise decir nada, cuando llegué a mi casa me dio tos y empecé a escupir sangre”, dijo la mexicana, que trabaja en un edificio de Manhattan.

De acuerdo a los lineamientos de OSHA, los empleadores tienen la obligación de enseñar a sus empleados cómo entender en su lenguaje nativo la información básica de las etiquetas de cómo manejar, almacenar y qué hacer en caso de emergencia si pasara algo con los químicos que se utilizan.

Para las personas que no saben leer las etiquetas, deberán tener dibujos entendibles, tales como llamas en referencia a que se trata de un producto inflamable.

“En los entrenamientos nos damos cuenta que los trabajadores no están bien informados de los peligros a los que se exponen a diario con el simple hecho de manejar un líquido del que no sabe su procedencia y que no se imagina que debe tener unos guantes o incluso taparse la boca”, precisó Mejía.

Si bien esto es un problema que aqueja al gremio no se puede generalizar, como lo aclaró un portavoz del sindicato 32BJ, que agrupa a nivel nacional a 145,000 trabajadores de la industria de la limpieza, manifestando que “trabajamos con empleadores para cerciorarnos sobre la seguridad de los trabajadores en sus puestos de labor. Los contratistas de limpieza proveen entrenamiento a todos los empleados sobre la manera de cómo usar los productos de forma segura”.

Estadísticas en la página de OSHA indican que a nivel nacional -entre octubre 2013 a septiembre 2014- se realizaron 3,451 inspecciones y se emitieron 5,991 multas en los sitios de trabajo debido a la falta de entendimiento y manejo de información de químicos, de las que se recaudó un total de $3’187,883.

Las personas que trabajan limpiando casas pueden optar por usar productos seguros, como en el caso de Guadalupe Lara, que limpia con vinagre la mayoría de los objetos, pero que sabe de muchas de sus colegas a las que obligan a utilizar blanquador.

 Guadalupe Lara, trabajadora de limpieza.
Guadalupe Lara, trabajadora de limpieza.

“La gente tiene necesidades y hay patronas a las que sólo les gusta que se usen productos fuertes porque creen que limpian mejor”, indicó Lara, que lleva limpiando casas desde hace 14 años.

Un informe de las Trabajadoras Domésticas Unidas indica que el 67% de las personas que limpian casas dijeron que lo hacían con productos de limpieza tóxico y el 29% indicó que sufren de irritación en la piel y 20% tuvo problemas respiratorios durante por lo menos un año.

Las quejas a OSHA pueden hacerse llamando de forma confidencial al (800) 321-OSHA.

Mucho cuidado

Trabajar con productos de limpieza fuertes puede causar

  • Tos
  • Asma
  • Sarpullido en la piel
  • Quemaduras en la piel y los ojos
  • Falta de aire/aliento
  • Picazón en los ojos

Qué hacer

Si piensa que está siendo afectado(a) por usar productos químicos de limpieza, debe informarle a su supervisor y pedir ver un médico. También puede denunciarlo a OSHA

Qué no hacer

Nunca mezcle productos de limpieza que contengan Clorox (lejía) y amoníaco ya que puede liberar gases peligrosos y causar daños graves a los pulmones.

Derechos

Su empleador debe brindar un lugar de trabajo que incluya

  • Ventilación
  • Ropa de protección, guantes y gafas
  • Debe capacitarlo antes de empezar a utilizar productos químicos de limpieza
  • Enseñarle cuáles son los riesgos de los productos
  • Cómo y cuándo diluirlos
  • Qué hacer en caso de que se le riegue o entre en contacto con usted directamente
  • Cómo almacenarlos

Es importante que lave siempre sus manos luego de usar los químicos.