Discrepan sobre informe: 51% de hogares inmigrantes depende del “Welfare”

Cuidado con datos y torcida investigación, advierten expertos
Discrepan sobre informe: 51% de hogares inmigrantes depende del “Welfare”

Washington.- En medio de la continua retórica anti-inmigrante, un nuevo estudio de un grupo conservador afirmó este miércoles que el 51% de los hogares inmigrantes dependen de la beneficencia pública pero, de inmediato, varios expertos cuestionaron la veracidad del informe.

El informe del Centro para Estudios de Inmigración (CIS), un grupo conservador que aboga incluso por restricciones a la inmigración legal, ofrece un análisis del uso de los programas de beneficiencia pública, como “Medicaid”, cupones de comida, asistencia de vivienda y ayuda financiera entre la comunidad inmigrante.

El documento indicó que cerca del 51% de los hogares liderados por familias inmigrantes recibe al menos un tipo de ayuda pública del sistema de “Welfare”, incluyendo “Medicaid”, cupones de comida, subsidios de vivienda, y almuerzos escolares, en comparación con el 30% para el resto de los hogares en EEUU.

Entre los hogares inmigrantes con niños, el uso del “Welfare” trepa al 76%, en comparación con el 52% para los hogares estadounidenses.

Según Steven A. Camarota, director de investigación de CIS, los datos del Censo en los que se apoyó el informe ofrecen “la fotografía más precisa” sobre la participación en programas del Welfare entre los hogares inmigrantes.

Lee también: Congreso tiene pendiente renovar programa para familias pobres

Esos datos “demuestran que los hogares inmigrantes usan el Welfare en niveles significativamente más altos que los hogares de hogares de estadounidenses nativos, incluso en niveles más altos que otros sondeos del Censo”, dijo Camarota.

Camarota, conocido por sus ataques contra los indocumentados, insistió en que el informe no pretende demostrar un “defecto o fracaso moral” de los inmigrantes, sino destacar la urgencia de corregir un sistema migratorio que “permite a muchos inmigrantes con menos educación asentarse en el país y que, por ganar salarios modestos, son elegibles para un sistema de Welfare muy generoso”.

Disputan datos y veracidad de informe

 Pero el informe, avalado por el grupo Decision Demographics, no es más que una versión reciclada de otros informes previos divulgados por CIS que, según expertos consultados por este diario, están plagados de manipulación de datos.

Acá lo que estamos viendo es un truco muy audaz pero viejo, disfrazado en un nuevo paquete. Este grupo ya ha sacado informes similares en el pasado, y hay que tener cuidado con el uso de estos datos”, dijo Philip Wolgin, subdirector de asuntos de inmigración del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés).

Lea también: USDA defiende programa de comida gratuita para estudiantes pobres

Este informe comete al menos cuatro errores que otros investigadores no harían, comenzando con la metodología”, enfatizó Wolgin.

Según el experto, el informe de CIS utiliza una definición demasiado extensa de lo que es “Welfare” para inflar los números, y contabiliza hogares en vez de inmigrantes, sin tomar en cuenta que, incluso en hogares con estatus migratorios mixtos, los inmigrantes legales tienen derecho a beneficios públicos después de cinco años de estadía legal en EEUU.

Además, igual de grave, es que el estudio no compara a personas dentro de un mismo nivel de ingresos –comparando “manzanas con manzanas”- sino que compara a los inmigrantes con el resto de la población en todas las capas salariales.

También mete en el mismo saco a inmigrantes naturalizados, y a hijos nacidos en EEUU, que sí tienen derecho a beneficios públicos, lo que afecta el resultado final de la investigación.

Por su parte, Alex Nowrasteh, analista de inmigración del conservador Instituto Cato, señaló que abundan los mitos sobre los inmigrantes que, en general, “no tienen mérito o son extremadamente exagerados”.

En contrapunto al estudio de CIS, Nowrasteh respondió con su propio análisis, que se hace eco de las quejas de Wolgin, y destaca  otra gran omisión: el informe excluye al Seguro Social y “Medicare“, dos de las partes más extensas del sistema de beneficencia pública  a las que los inmigrantes han aportado más contribuciones de lo que han  obtenido en ayuda.

Lea también:  Triste realidad: 40% de hogares en L.A. depende de donaciones para comer

 “Acá la pregunta interesante no es si la gente pobre usa el Welfare más que los ricos sino si los inmigrantes pobres tienden a usarlo más que los nativos pobres. Y nuestra investigación indica que ese no es el caso”, explicó Nowrasteh, al destacar los errores de CIS.

En ese sentido, Linda Chávez, una activista conservadora y presidente del “Become American Institute” advirtió en declaraciones al diario “USA Today” que los políticos deben tener cuidado con el uso de estos datos y que, en vez de enfocarse en el uso del “Welfare”, se centren en la evolución de los hijos de los inmigrantes.

Los niños que ahora reciben almuerzos escolares subvencionados por el gobierno, se graduarán de secundaria… irán a la universidad y treparán a la clase media en EEUU”, argumentó Chávez.

“Cada vez que tenemos un ataque de grupos nativistas en nuestra historia, nos olvidamos de ver cómo los inmigrantes cambian de forma muy rápida en la segunda generación”, enfatizó.