El Congreso vuelve al trabajo con el presupuesto y el acuerdo con Irán

También persisten divisiones sobre fondos para Planned Parenthood y proyectos de infraestructura
El Congreso vuelve al trabajo con el presupuesto y el acuerdo con Irán
Foto: EFE

Washington. El Congreso reanuda este martes su sesión legislativa tras el receso de agosto con un rosario de asuntos pendientes, incluyendo un voto sobre el acuerdo nuclear con Irán, la extensión del presupuesto federal, y la visita del Papa Francisco.

La abreviada sesión legislativa iniciará esta semana con el voto de una controvertida resolución republicana en contra del acuerdo nuclear con Irán, aunque el presidente Barack Obama ya tiene los 34 votos necesarios del Senado para afianzar su veto presidencial de la medida.

A continuación, un resumen de las máximas prioridades del Congreso en las próximas tres semanas, antes del cierre del año fiscal en curso:

Acuerdo con Irán.- Los legisladores tienen plazo hasta el próximo 17 de septiembre para votar sobre el acuerdo con Irán que, a cambio del levantamiento de sanciones contra Teherán, impone un regimen de inspecciones en las instalaciones nucleares de ese país e impide que éste adquiera un arma nuclear, entre otros elementos.

Lee también:
Obama logra apoyos necesarios para evitar que Congreso tumbe acuerdo con Irán
Obama llama al Congreso a aprobar el presupuesto y evitar cierre de Gobierno

Pero los republicanos desconfían de Irán y consideran que el acuerdo internacional es una concesión de EEUU, por lo que preven aprobar una resolución en su contra.

Obama ha prometido vetar esa medida y ya tiene los 34 votos mínimos necesarios en el Senado para mantener en pie el veto, lo que para efectos prácticos pone en marcha el acuerdo.

Obama logró hoy el apoyo de 41 demócratas en el Senado, suficientes para impedir el avance de la resolución republicana a su votación final.

Presupuesto del gobierno federal.- El Congreso deberá aprobar para el próximo 30 de septiembre una resolución para continuar financiando las operaciones de la burocracia federal, o arriesgar un cierre parcial del gobierno, como el ocurrido en 2013 en torno a los fondos para “Obamacare” y que terminó perjudicando a los republicanos en las urnas.

En el debate sobre el  presupuesto del año fiscal 2016, que comienza el 1 de octubre, una de las trabas es la falta de consenso en torno a si aumentar los límites a los presupuestos de diversas agencias federales, y cómo financiarlos.

Fondos para Planned Parenthood.- Varios republicanos quieren supeditar la aprobación del presupuesto federal a la eliminación de los $500 millones en fondos federales que recibe la organización de planificación familiar, Planned Parenthood.

Mediante la difusión de vídeos encubiertos, los conservadores acusan al grupo de lucrarse de la venta de tejidos fetales extraídos de abortos, algo que ha sido tajanmente negado por Planned Parenthood.

Antes del receso, los republicanos no lograron reunir los 60 votos para eliminar los fondos a Planned Parenthood y, más allá de hacer un guiño a la base conservadora del partido, es poco probable que los consigan ahora, según fuentes legislativas.

Fondos para carreteras.- La Cámara de Representantes debe aprobar, para finales de octubre, una medida de $47,000 millones ya aprobada en julio por el Senado para financiar proyectos de infraestructura, incluyendo la construcción o modernización de puentes y carreteras, hasta 2017.

Más adelante, el Congreso tendrá que negociar otra medida para financiar los proyectos de infraestructura por otros tres años.

Almuerzos para niños pobres.- El Congreso también tiene hasta fin de mes para aprobar fondos para los programas de comidas gratis o a bajo costo para unos 30 millones de niños pobres en las escuelas públicas.

El Comité de Agricultura del Senado ha programado un voto preliminar para el próximo 17 de septiembre, y la Administración Obama presiona para impedir recortes a los programas de nutrición escolar.

Visita del Papa Francisco.-  Los legisladores se preparan para la histórica visita del Papa Francisco en una sesión conjunta del Congreso el  próximo 24 de agosto, en un discurso de aproximadamente 20 minutos en el que se prevé que el Sumo Pontífice abordará asuntos como el cambio climático, las desigualdades sociales, y la reforma migratoria.

Ante la acritud que reina en los pasillos del Congreso, sin embargo, es poco probable que el Papa logre convencer a los políticos de la urgencia de superar divisiones y trabajar de forma bipartidista, según observadores.

Noticias del Papa Francisco