A la sombra de Trump, Ted Cruz quiere conquistar el voto de las mujeres

Ambos partidos cortejan el voto de las mujeres en 2016 
Sigue a El Diario NY en Facebook
A la sombra de Trump, Ted Cruz quiere conquistar el voto de las mujeres

Washington.- Con un leve repunte en las encuestas, el senador republicano por Texas y precandidato presidencial, Ted Cruz, busca aprovechar los traspiés de su rival, Donald Trump, para conquistar el crucial voto de las mujeres.

A dos días del segundo debate presidencial republicano, Trump sigue siendo el rival a vencer entre los republicanos, según una encuesta divulgada hoy por ABC News/The Washington Post, en la que Trump logra el 33% y Cruz y el senador Marco Rubio empatan con un siete por ciento cada uno.

Trump, conocido por hablar sin filtros y por denigrar a sus rivales, se ha granjeado críticas tras sugerir que la empresaria y precandidata republicana, Carly Fiorina, no tiene “la pinta” para ser presidenta.

“Miren esa cara! Alguien votaría por eso? Te puedes imaginar eso, el rostro de nuestro siguiente presidente?”, afirmó la semana pasada Trump, quien de inmediato fue atacado por sus rivales en las redes sociales.

Hace menos de un mes, Trump suscitó airadas críticas por sus ataques contra la presentadora de Fox News, Megyn Kelly, quien moderó el primer debate presidencial republicano.

En esa ocasión, Trump sugirió que Kelly se había ensañado con él y le hizo preguntas difíciles porque tenía su período menstrual.

Lee también: Confrontarán a republicanos con filosofía proinmigrante de ex-presidente Reagan

En ambos casos, Trump ha tenido que salir a matizar lo que, según él, han sido malos entendidos, pero sus comentarios han dado grima a los conservadores, que esperan ganar terreno en el voto femenino.

Estrategia de Cruz

Cruz llegó al Senado en 2012 gracias en parte a la labor de activistas republicanas, y quiere demostrar que su conservadurismo no le impedirá conquistar el apoyo de las mujeres.

En la conferencia anual de la Federación Nacional de Mujeres Republicanas el sábado pasado en Phoenix (Arizona), Cruz apeló al poder y “patriotismo” de las mujeres, afirmando que las mujeres son “luchadoras” y serán la “salvación” de Estados Unidos.

Cruz suele destacar el enorme papel que han jugado las mujeres en su vida, principalmente su madre, quien acudió a la universidad pese a las objeciones de su propio padre.

La mejor arma de Cruz en su estrategia electoral es su esposa, Heidi, quien ha hecho un paréntesis en su carrera como ejecutiva en Goldman Sachs, y frecuenta actos electorales con mujeres, millonarios donantes, y líderes evangélicos.

Lee también: Minoría latina tiene a Trump como favorito

Pero su estrategia no parece surtir efecto ya que, en una encuesta reciente de CNN/ORC, Cruz apenas consiguió el apoyo del 8% de los hombres y el 7% de las mujeres.

Cruz se opone al aborto bajo cualquier circunstancia, ha prometido anular “Obamacare”, y lidera la lucha en el Congreso para eliminar los fondos a la organización de planificación familiar Planned Parenthood, incluso si eso provoca un cierre parcial del gobierno.

Aún así, según una encuesta a finales de agosto de la Universidad Quinnipiac, sólo el 29% de las mujeres desaprueba a Cruz, en comparación con el 58% contra Trump, y la campaña del precandidato tejano quiere aprovechar esa fisura.

El voto femenino

Trump asegura que “estima” a las mujeres y ha prometido que, si gana la presidencia, hará lo que ningún otro candidato en la contienda para ayudarlas.

Pero, aparte de su plan anti-inmigrante, hasta ahora Trump no ha propuesto ideas que beneficien a los mujeres en asuntos relacionados con la brecha salarial, el derecho al acceso al aborto, o mayores oportunidades educativas y, por el contrario, sus comentarios afianzan el argumento de los demócratas de que los republicanos mantienen una “guerra contra las mujeres”.

Lee también: Rick Perry abandona la carrera presidencial

En ese sentido, Jennifer Lawless, directora del Instituto sobre Mujeres y Política, de American University, ha señalado que los insultos personales de Trump son insólitos en una contienda presidencial.

Sin embargo, en última instancia, aunque ambos partidos tienen mujeres candidatas a la presidencia, los votantes elegirán al candidato con las mejores propuestas para el avance del país, según Lawless.

A 14 meses de los comicios, ambos partidos no escatiman esfuerzos por conquistar el voto de las mujeres, que conforman aproximadamente el 51% de la población y tienen una alta participación en las urnas.

En 2012, el 63,7% de las mujeres inscritas para votar acudieron a las urnas, en comparación con el 59,7% de los hombres.

Según el grupo National Women´s Political Caucus, las mujeres votantes han superado con creces a los hombres en las elecciones presidenciales desde 1964.

La mayoría de las mujeres se ha decantado por los demócratas –ningún candidato presidencial republicano ha ganado la mayoría del voto femenino desde 1988, con George H.W. Bush-, pero Cruz y el resto de los conservadores quieren romper esa tendencia en 2016.

Lee también:  Un “grito” simbólico contra la retórica antiinmigrante y a favor del voto